Safety and Wellness

Información interesante sobre los vendajes de yeso

Read this article in English(Cool Cast Facts)

Quizá te hayas quebrado un hueso alguna vez o conozcas a un niño al que le haya sucedido. Los niños (y los adultos) deben usar un vendaje de yeso o una férula si se fracturan (se quiebran) o lastiman un hueso. En ocasiones, también se las debe usar después de una cirugía. Lastimarse no es divertido, pero es importante cuidar del vendaje de yeso o la férula hasta que llegue el momento de quitarla.

¿Qué son los yesos y las férulas?

Los yesos y las férulas protegen los huesos quebrados y lastimados y ayudan a aliviar el dolor y la hinchazón. También sirven como soporte de los tejidos blandos, como los músculos y los ligamentos.

Piensa en un vendaje de yeso como una gran venda con dos capas. El yeso contiene una capa blanda de relleno de algodón que se apoya sobre la piel y una capa exterior rígida que impide que el hueso quebrado se mueva. La capa exterior suele ser de yeso o fibra de vidrio.

Los vendajes de fibra de vidrio están hechos de un plástico, la fibra de vidrio, que puede moldearse. Los vendajes de fibra de vidrio vienen en muchos colores distintos. Si tienes suerte, ¡es posible que el médico te deje elegir el color! Estos vendajes son más livianos y más resistentes que los de yeso. Por lo general, los vendajes de yeso son blancos y se hacen con yeso París, que es un material que quizá hayas usado para los proyectos de arte de la escuela. El yeso París es un polvo blanco pesado. Cuando se lo mezcla con agua, forma una pasta espesa que se endurece con rapidez. El yeso es más pesado que la fibra de vidrio.

Ambos materiales vienen en rollos o tiras y se cortan para ajustarse a la parte del cuerpo lastimada. Algunos vendajes de yeso son impermeables, pero la mayoría no. Con una vendaje de yeso París o uno de fibra de vidrio, deberás evitar mojarte. Esto significa que deberás usar una bolsa de plástico o una manga especial para protegerla durante el baño o la ducha.

La férula cumple la misma función que el vendaje de yeso: impide que el hueso quebrado o lastimado se mueva, para que pueda curarse. También suele tener una capa blanda de algodón adentro. La férula puede estar hecha de los mismos materiales que el vendaje de yeso o puede ser una pieza prefabricada de metal o plástico duro envuelta en tela resistente. Es como medio vendaje de yeso envuelto en una venda elástica o sostenido en su lugar con tiras de velcro. La férula es una buena opción para una lesión nueva cuando suele haber hinchazón. Como los vendajes de yeso, las férulas deben mantenerse secas. No te saques la férula a menos que el médico te dé permiso.

Si te has quebrado la pierna y el médico considera que es seguro, probablemente te darán muletas para ayudarte a caminar. Si te colocan el vendaje de yeso o la férula en el brazo, el médico podría darte un cabestrillo para que te ayude a sostenerlo. El cabestrillo es de tela y tiene una correa que pasa alrededor de la nuca. Sirve como una manga especial que mantiene el brazo en su lugar y te da comodidad.

¿Por qué los niños necesitan yesos y férulas?

Cuando te quiebras un hueso o te lastimas la zona que se encuentra alrededor de un hueso, ya sea porque te caíste de la patineta o te tropezaste en las escaleras, mover la zona lastimada puede causar dolor. Mover el hueso también puede impedir que se cure de manera adecuada.

El médico colocará las partes del hueso quebrado en la posición correcta para que pueda crecer y convertirse nuevamente en un solo hueso. El vendaje de yeso o la férula se coloca alrededor de la zona lastimada para mantener las partes del hueso quebrado en su lugar. La mayoría de los niños que se han quebrado un hueso dicen que se sienten mucho mejor una vez colocado el vendaje de yeso. Según el tipo de lesión, es probable que debas usar el vendaje de yeso por al menos un mes.

¿Cómo se coloca el yeso o la férula?

En primer lugar, el médico o el especialista en vendajes de yeso (u otra persona capacitada para colocar o retirar vendajes de yeso) enrolla varias capas de algodón blando en la zona lastimada. Luego, se moja con un poco de agua la capa exterior de yeso o fibra de vidrio. El médico o el especialista envuelve la primera capa blanda con el yeso o la fibra de vidrio. En ocasiones, los médicos realizan pequeños cortes en los costados del vendaje de yeso para dejarle espacio a la hinchazón (inflamación).

Cuando se coloca una férula, primero se pone una capa de algodón. Luego se coloca la férula sobre el algodón. Posteriormente, se envuelve la férula con una venda elástica o, si se utiliza una férula prefabricada, se colocan correas (que suelen tener velcro) para mantenerla en su lugar. Es posible que a ti y a tus padres les den instrucciones sobre cómo hacerlo en casa.

El médico probablemente te dirá que, por unos días, mantengas en alto el área del cuerpo donde se encuentre el vendaje de yeso o la férula para ayudar a reducir la hinchazón. Y si tienes una "bota de yeso" en el pie o la pierna, no debes caminar hasta que esté seca. La fibra de vidrio se seca con mayor rapidez, pero los vendajes hechos con yeso demoran más tiempo en endurecerse lo suficiente para usarlos para caminar.

Cómo cuidar los yesos y las férulas

Mantenlos secas: Muchos vendajes de yeso y muchas férulas no son impermeables, de modo que mantenerlos secos es muy importante. Es posible que el médico te diga que los cubras con una bolsa de plástico al ducharte, o puedes conseguir una manga especial impermeable para cubrirlos. Según el lugar del cuerpo donde se encuentre el vendaje de yeso o la férula, quizá te resulte más sencillo tomar un baño de esponja. Esto significa que, en vez de mojarte por completo en la bañera o la ducha, solo usas una esponja o un paño mojado para lavarte.

Si el vendaje de yeso o la férula no es impermeable y se moja, puede perder su firmeza y ya no poder mantener el hueso lastimado en su lugar. Cuando se moja, el relleno de algodón que está dentro del vendaje de yeso demora en secarse. Si el vendaje de yeso está húmedo, puede producirse una erupción o una infección. Si se te moja el vendaje de yeso o la férula, cuéntales a tus padres para que el médico pueda ayudarte.

Controla que no haya problemas: Si ves una grieta en el vendaje de yeso, también debes decírselo a tus padres enseguida. Esto puede suceder si se golpea o se aplasta, si tiene alguna parte frágil o si la zona lastimada abajo comienza a hincharse. Tus padres llamarán al médico.

Si notas que el vendaje de yeso está haciendo que los dedos de las manos o los pies se tornen de color blanco, púrpura o azul, debes contárselo a tus padres de inmediato. Si el yeso está demasiado ajustado, el médico querrá cambiarlo. También debes hablar con tus padres si la piel que está alrededor de los bordes del vendaje de yeso está roja o en carne viva.

Busca tu comodidad: No metas nada dentro del vendaje de yeso o la férula para rascarte la piel que está abajo aunque te pique. No tires talco de bebé, crema ni ninguna otra cosa adentro para tratar de calmar la picazón. En cambio, prueba este truco ingenioso: usa un secador de pelo y regúlalo para que tire aire frío. ¡ Esto realmente calma la picazón!

Diviértete: Quebrarse un hueso no es divertido, pero al menos tu familia y tus amigos pueden firmar el vendaje de yeso. No le hará daño al vendaje de yeso que las personas escriban una dedicatoria. Por lo general, los marcadores indelebles funcionan mejor, ya que los lavables pueden correrse. Puedes hacer dibujos o decorar el vendaje de yeso con adhesivos sin ningún problema.

¿Cómo se retira un yeso o una férula?

Para un médico o técnico médico, retirar una férula es sencillo: se desenrolla la venda elástica o se separan las correas de velcro y la férula se retira rápidamente.

Para retirar el vendaje de yeso, el armazón exterior se corta con una sierra. La sierra hace mucho ruido, como una aspiradora, pero no debes estar nervioso. La cuchilla de la sierra no te lastimará. La persona que retire el vendaje de yeso puede demostrártelo frotándose la sierra directamente sobre su piel. La sierra tiene una cuchilla redonda y sin punta que vibra hacia arriba y hacia abajo. La vibración es lo suficientemente fuerte como para cortar la fibra de vidrio o el yeso, pero no puede lastimarte la piel. Sí puede hacer cosquillas.

En ocasiones, el médico permitirá que te quedes el vendaje de yeso o la férula de recuerdo; solo debes pedírselo. Puedes mirarla en el futuro, leer lo que tus amigos escribieron en ella y recordar cómo se curó el hueso que te habías quebrado.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de la revisión: enero de 2014



Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses and treatment, consult your doctor.

© 1995–2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.