Safety and Wellness

Tratar una crisis asmática

(Handling an Asthma Flare-Up)

Las crisis asmáticas pueden ser peligrosas. Si su hijo comienza a sufrir crisis con frecuencia y necesita medicación de rescate más de dos veces por semana, usted debe hablar con su pediatra. Es posible que sea necesario modificar el plan de tratamiento de su hijo.

¿Cómo puedo predecir una crisis asmática?

La gravedad y duración de las crisis asmáticas varían de persona a persona e incluso según la crisis. Las crisis pueden surgir sin previo aviso, con un ataque de tos repentino, falta de aliento y resuellos. Pero puesto que las vías respiratorias de las personas asmáticas están inflamadas y empeoran cuando se exponen de forma gradual a los desencadenantes asmáticos, las crisis también pueden ir en aumento con el tiempo, sobre todo en personas cuyo asma no está bien controlada.

Las crisis pueden y deben ser tratadas desde el principio, por lo que es bueno identificar las primeras señales de alerta que un niño puede experimentar cuando una crisis comienza. Estas señales son únicas en cada niño y pueden ser las mismas o diferentes en cada crisis asmática. Algunas señales de alerta son:

  • ataque de tos, aunque su hijo no esté resfriado;
  • carraspeo;
  • respiración acelerada o irregular;
  • fatiga inusual;
  • problemas al sentarse o quedarse parado;
  • sueño inquieto.

El medidor de flujo espiratorio máximo puede ser un instrumento útil para predecir cuándo puede producirse una crisis.

¿Cómo puedo evitar que mi hijo sufra una crisis asmática?

Para controlar mejor el asma de su hijo, haga todo lo que pueda para evitar estas crisis. Eso significa educar a su hijo para que:

  • tome los medicamentos prescritos por el médico;
  • tenga a mano en todo momento la medicación de rescate;
  • mida el flujo espiratorio según las recomendaciones del médico;
  • evite los desencadenantes asmáticos, como los alérgenos.

¿Qué hago cuando mi hijo sufra una crisis?

No todas las crisis pueden prevenirse. Las crisis asmáticas requieren una atención inmediata ya que pueden poner la vida en peligro. Quizás su hijo necesite tomar medicación de rescate, ir al médico o, incluso, al hospital. Por esa razón, usted debería disponer de un plan de acción contra el asma.

Hable con el pediatra sobre la elaboración de ese plan escrito, que proporciona instrucciones sobre cómo tratar los cambios en la respiración de su hijo. Esto le ayudará a saber qué hacer exactamente, incluso en situaciones de emergencia.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD
Fecha de revisión: agosto de 2011



Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses and treatment, consult your doctor.

© 1995–2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.