Safety and Wellness

Navegando el ciberespacio con seguridad

(Safe Cyberspace Surfing)

Aprende sobre los llamas, lee acerca de tu estrella favorita de patineta o estudia a un stegosaurus. Tu puedes hacer todas estas cosas a través de la Internet y luego enviar un correo electrónico (e-mail) a un amigo contándole tu experiencia. Sin embargo, cuando estás navegando el ciberespacio, tienes que mantenerte seguro.

Se trata de seguir simples recomendaciones:

  1. No te comunique con extraños y nunca aceptes conocer a alguien en persona.
  2. Hazle saber a uno de tus padres o a un adulto si un extraño te contacta en una sala de charla (chat room) a través de un correo electrónico (e-mail) o mensajes de texto (text messaging).
  3. No entres en concursos, no te hagas miembro de un club o compartas tu información personal bajo ninguna razón, salvo que tus padres te digan que puedes hacerlo. La información personal incluye tu nombre, dirección, edad, número de teléfono, fecha de cumpleaños, correo electrónico (e-mail), tu escuela, y otros datos de importancia.

No hables con extraños

Desde que eras pequeño(a) tus padres te han dicho que no hables con extraños. La misma regla aplica en el ciberespacio. Es muy fácil conocer a un extraño en la Internet bien sea visitando una sala de charla o recibiendo un correo electrónico de alguien a quien no conoces.

Puede ser divertido hacer nuevos amigos, pero nunca te comuniques con extraños que conozcas a través de la Internet. No hables con ellos, no aceptes llamarlos por teléfono ni envies fotos tuyas. Para un niño(a), esto puede parecer una tontería. ¿Por qué no comenzar una amistad con una persona a la que le gusta andar en patineta tanto como a ti? La persona que escribe puede parecerte muy simpática e incluso decirte que le pareces inteligente y lindo.

Desafortunadamente, cuando estan conectados a la Internet los(as) niños(as) han sido engañados(as) por personas que aparentan ser lo que no son. Alguien puede mentirte y decirte que está en sexto grado cuando en realidad se trata de una persona mayor que ni siquiera saben como montar en patineta. Algunos(as) niños(as) se han encontrado en situaciones peligrosas cuando han aceptado conocer personalmente a estos "amigos" misteriosos.

Permite que tus padres sepan si un extraño te está enviando correo electrónico, mensajes escritos o si comienza una conversación contigo en una sala de charla. El correo electrónico podría provenir de una persona o de una empresa que intenta venderte algo. Una persona mayor debe decidir qué es lo más indicado, por ejemplo, cambiar tu dirección de correo electrónico o llamar a la policía.

Cuida tu privacidad

Cualquier persona que utliliza la Internet, ha tenido que firmar para entrar o ha tenido que crear un perfil personal y una contraseña. Los(as) niños(as) necesitan chequear con sus padres o personas mayores antes de cumplir con estos requisitos. ¿Por qué? Porque esta información puede ser utilizada para fines que no te gustarían, como por ejemplo recibir cantidades de lo que se conoce como correo basura (junk e-mail).

Otra precaución que debes tener con tu correo electrónico es tener cuidado al responder. Si tu tienes tu propia cuenta, permite que tus padres sepan el contenido de un correo electrónico antes de responder a un mensaje en el que alguien solicita tu información personal. Algunos correos electrónicos tienen una apariencia oficial, como si hubieran sido enviados por tu servidor o proveedor oficial, pero no suelen ser más que un truco para obtener tu información personal.

Otra forma de mantener y cuidar tu privacidad es escoger un nombre para tu pantalla (screen name) o un nombre para tu cuenta de correos electrónicos que no sea tu nombre verdadero. Por ejemplo, en lugar de "Jack_Smith," ¿por qué no escoges "Sk8boardKing21"? ¡Solamente tus amigos y tu familia reconocerán tu nombre escrito en código!

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de Revisión: enero de 2013



Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses and treatment, consult your doctor.

© 1995–2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.