Safety and Wellness

Cuándo debe acudir a la sala de emergencias si su hijo tiene asma

(When to Go to the ER If Your Child Has Asthma)

Uno de los principales objetivos de los padres cuyos hijos tienen asma es evitar acudir a la sala de emergencias (ER) por problemas respiratorios. Pero también es importante saber si acudir a la ER es la opción correcta.

Estará mejor preparado para tomar esa decisión si lo consulta con su médico antes de que su hijo tenga un ataque grave. Las instrucciones del médico deben estar incluidas en el plan de acción para el asma. El plan incluirá una lista con los síntomas específicos que son las señales para acudir a la ER. Si su hijo tiene edad suficiente, él también debería conocer cuáles son estos signos.

Conozca los signos tempranos de un ataque de asma

El asma se presenta de diferentes formas en todas las personas. Algunos niños tosen solamente por las noches, mientras que otros tienen ataques siempre que se resfrían o realizan ejercicios al aire libre.

Cuando controle el asma de su hijo, preste atención a lo que sucede antes de un ataque, de modo de conocer las señales de advertencia tempranas. Es posible que estas señales no impliquen definitivamente que se presentará un ataque, pero pueden ayudarlo a planificar con anticipación.

No ignore los ataques de asma
Entre otras señales de advertencia tempranas de un ataque de asma, se pueden incluir las siguientes:

  • respiración sibilante
  • tos que no se debe a un resfrío o tos persistente
  • opresión en el pecho
  • carraspeo
  • respiración rápida o irregular
  • dificultad en la respiración mientras realiza actividades
  • incapacidad para mantenerse sentado o parado quieto
  • fatiga inusual
  • dificultad para dormir

Comuníquese con el médico. Asegúrese de llamar al médico ante el primer signo de un ataque de asma o si tiene otras inquietudes. Estar preparado implica poder prevenir el empeoramiento de los síntomas de su hijo y, de esta forma, poder hacer una visita al consultorio del médico en lugar de la ER.

Cuándo se debe buscar ayuda

A veces, su hijo necesitará atención médica inmediata. Si nota cualquiera de los siguientes síntomas, vea a su médico inmediatamente, vaya a la ER o llame una ambulancia:

  • si su hijo presenta una respiración sibilante constante
  • si su hijo utiliza reiteradamente medicamentos de rescate para los síntomas de ataques graves que no desaparecen después de 5 o 10 minutos, o regresan rápidamente
  • si se producen cambios en el color de su hijo, como labios y uñas azulados o grises
  • si su hijo tiene problemas para hablar
  • si las áreas debajo de las costillas, entre las costillas y en el cuello se retraen visiblemente durante la inhalación (esto se denomina retracción)
  • si la lectura del flujo máximo de su hijo es inferior al 50 % (que se encuentra dentro de la zona roja del medidor) y no mejora con medicamento de rescate

Cómo hacer que las visitas a la sala de emergencias sean menos estresantes

Planificar puede hacer que la visita a la sala de emergencias sean menos estresantes para usted y su hijo. A continuación presentamos algunos consejos:

  • Conozca la ubicación de la sala de emergencias más cercana. Si hay una sala de emergencias en un hospital pediátrico en las inmediaciones, recurra a ese lugar y tenga la dirección y el número de teléfono al alcance (por ejemplo, puede escribirlos en el plan de acción de su hijo).
  • Si tiene otros hijos, trate de organizarse con un familiar u otra persona para que los cuide en caso de una situación de emergencia. Pero no permita que la falta de una niñera demore su visita a la sala de emergencias. Más tarde, cuando se encuentre en el hospital, puede ir una persona a recoger a sus otros niños.
  • Lleve una copia del plan de acción para el asma de su hijo o una nota con los nombres y las dosificaciones de los medicamentos que toma su hijo para entregárselos al personal médico de la sala de emergencias.

Cómo seguir el plan de acción para el asma

Si el asma está bajo control, es muy raro que sea potencialmente mortal. Por lo general, las personas que han muerto de asma no tomaron sus medicamentos según lo indicado y tenían antecedentes de reiterados ataques de asma graves y atención de emergencia.

Si usted y su hijo toman el tema del asma con seriedad y hacen lo posible por controlarlo, se pueden reducir las probabilidades de que su hijo tenga que acudir a la sala de emergencias.

Es importante controlar el asma de su hijo mediante el uso del plan escrito de acción contra el asma que su médico lo ayude a elaborar. Este plan describirá el tratamiento diario y los síntomas que deben vigilarse, y brindará instrucciones detalladas para seguir durante un ataque.

Algunos de los puntos clave de un plan son:

Evitar los desencadenantes

El médico puede ayudarlo a identificar los desencadenantes que podrían causar un ataque de asma, como el humo de tabaco, animales, ácaros del polvo, el moho, polen, perfumes, aspirina, el cambio de clima, el aire frío, el ejercicio y las infecciones respiratorias.

Tomar los medicamentos de control

Su hijo debe tomar medicamentos de control según lo indicado por el médico, aun cuando se sienta bien. Saltear las dosis puede producir una mayor inflamación en los pulmones, lo que puede causar una disminución en la función pulmonar. (Esto puede suceder incluso si su hijo no presenta síntomas). Además, aumenta el riesgo de ataques más frecuentes y graves.

Tener a mano los medicamentos de rescate

Muchos niños acuden a la sala de emergencias simplemente porque no tenían sus medicamentos de rescate a mano. Su hijo debe tener los medicamentos de rescate cerca en todo momento. Esto incluye hacer arreglos para tener los medicamentos en la escuela con la enfermera, en los encuentros deportivos y mientras viaja.

Colaborar con el manejo del asma

Tan pronto como su hijo tenga la edad suficiente, asegúrese de que entienda el plan de acción para el asma y la importancia de respetarlo. Algunos niños con asma, en especial los adolescentes, se resisten a tomar los medicamentos de control y, en cambio, confían en que sus medicamentos de rescate los ayudarán según lo necesiten. Esta nunca es una buena idea y aumentará las probabilidades de que su hijo necesite cuidados de emergencia.

Las probabilidades de un ataque de asma grave pueden reducirse si los padres y el hijo entienden y siguen el plan de acción. Recuerde llamar a su médico incluso durante un ataque de asma temprano o si tiene alguna consulta sobre el plan de acción.

Revisado por: Nicole A. Green, MD
Fecha de la revisión: mayo de 2013



Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses and treatment, consult your doctor.

© 1995–2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.