Skip to main content

Search
Safety and Wellness

Diabetes tipo 1: ¿Qué es?

|

(Type 1 Diabetes: What Is It?)

Después de la escuela, cuando sus amigas se dirigen a la tienda para darse un atracón de golosinas y pastelitos, Sara reemplaza las bebidas dulces y los pastelitos por la botella de agua mineral y el medio sándwich que lleva en su mochila. En ocasiones, sus amigas se ríen de su autodisciplina, pero no saben que Sara padece diabetes. Sara puede llevar una vida normal y saludable porque cuida su dieta, hace mucho ejercicio y toma algunos medicamentos especiales.

¿Qué es la diabetes?

Qué pasa en la diabetes?

La diabetes es una enfermedad que afecta el modo en que el organismo utiliza la glucosa, un azúcar que constituye la principal fuente de combustible para el cuerpo. Así como un reproductor de CD necesita baterías, nuestro cuerpo necesita glucosa para seguir funcionando. Ésta es la manera en que debería funcionar:

1. Comemos.
2. La glucosa contenida en los alimentos ingresa en el torrente sanguíneo.
3. El páncreas produce una hormona llamada insulina.
4. La insulina ayuda a que la glucosa ingrese en las células del cuerpo.
5. El cuerpo obtiene la energía que necesita.

El páncreas es una glándula larga y plana, ubicada en el abdomen, que ayuda a que el cuerpo digiera los alimentos. También produce insulina. La insulina es como una llave que abre las puertas hacia las células del cuerpo. Y permite que ingrese la glucosa. Entonces, la glucosa puede pasar de la sangre a las células.

Sin embargo, cuando alguien padece diabetes, o bien el organismo no produce insulina, o la insulina no funciona como debería. Como la glucosa no puede ingresar en las células normalmente, el nivel de azúcar en sangre aumenta demasiado. Cuando una persona tiene una elevada concentración de azúcar en sangre y no sigue un tratamiento, se enferma.

¿Qué es la diabetes tipo 1?

Existen dos tipos principales de diabetes: la diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2. Cada tipo de diabetes genera un aumento del nivel de azúcar en sangre de diferente manera.

En la diabetes tipo 1 (que solía denominarse diabetes insulino-dependiente o diabetes juvenil), el páncreas no produce insulina. Esto es así porque, debido a algún motivo que los médicos no pueden establecer con certeza, el sistema inmunológico ha atacado el páncreas y destruido las células que producen insulina.

Cuando una persona padece diabetes tipo 1, el cuerpo puede seguir obteniendo la glucosa contenida en los alimentos, pero la ausencia de insulina hace que esa glucosa no pueda ingresar en las células, que la necesitan. Entonces, la glucosa permanece en la sangre. Esto hace que los niveles de azúcar en sangre aumenten demasiado y genera problemas de salud.

Cuando una persona padece diabetes tipo 1, el páncreas no puede volver a producir insulina. Para solucionar este problema, alguien que padece diabetes tipo 1 debe inyectarse insulina o usar una bomba de insulina regularmente.

La diabetes tipo 2 es distinta de la diabetes tipo 1. En la diabetes tipo 2, el páncreas produce insulina. Sin embargo, la insulina no funciona en el cuerpo como debería y los niveles de azúcar en sangre aumentan demasiado.

¿Cuáles son las causas de la diabetes tipo 1?

Nadie sabe con certeza cuál es el origen de la diabetes tipo 1, pero los científicos creen que esta enfermedad guarda cierta relación con lo genético. Los genes, que se transmiten de padres a hijos, son algo así como instrucciones que determinan el aspecto físico y el funcionamiento del cuerpo. Sin embargo, para padecer diabetes, no suele ser suficiente haber heredado los genes. En la mayoría de los casos, para que una persona tenga diabetes tipo 1, tiene que existir otro factor, como la presencia de una infección viral.

La diabetes tipo 1 no puede prevenirse. Incluso, los médicos no pueden determinar quién padecerá esta enfermedad y quién no.

¿Cómo se da cuenta una persona de que la padece?

La gente puede padecer diabetes sin saberlo porque los síntomas no siempre son obvios y pueden tardar mucho tiempo en desarrollarse. La diabetes tipo 1 puede aparecer de manera gradual o de repente.

Cuando una persona padece diabetes tipo 1, suelen aparecer estos síntomas:

  • orina mucho porque el cuerpo intenta eliminar el exceso de azúcar en sangre a través de la orina.
  • bebe mucho líquido para compensar todo lo que ha eliminado al orinar.
  • come mucho porque el cuerpo está ávido de la energía que no puede obtener del azúcar.
  • pierde peso, ya que el cuerpo comienza a recurrir a las grasas y los músculos como fuente de combustible.
  • se siente cansada todo el tiempo.

Además, las jóvenes que han contraído diabetes suelen tener más infecciones vaginales causadas por hongos antes de que les diagnostiquen la enfermedad y comiencen el tratamiento.

Si no se detectan estos síntomas tempranos de la diabetes y no se comienza el tratamiento, las sustancias químicas pueden acumularse en la sangre y provocar dolor de estómago, náuseas, vómitos, problemas respiratorios e incluso pérdida de conciencia. Los médicos denominan a este cuadro cetoacidosis diabética (DKA por su sigla en inglés).

Sin embargo, es bueno saber que el tratamiento puede controlar o detener estos síntomas de la diabetes y reducir el riesgo de tener problemas a largo plazo. Mediante análisis de sangre y de orina en los que se estudian los niveles de glucosa, los médicos pueden afirmar con certeza que una persona padece diabetes. Si el médico sospecha que un niño o un adolescente padece diabetes, es posible que lo derive a un especialista en endocrinología pediátrica. Este especialista se dedica al diagnóstico y tratamiento de niños y adolescentes que padecen enfermedades relacionadas con el sistema endocrino, como la diabetes y los problemas de crecimiento.

Cómo convivir con la diabetes tipo 1

A diferencia de las personas que no son diabéticas, las personas que padecen diabetes tipo 1 tienen que prestarle un poco más de atención a su alimentación y a las actividades que realizan. Deben ocuparse de lo siguiente:

  • chequear el nivel de azúcar en sangre varias veces al día mediante una pequeña muestra de sangre
  • inyectarse insulina o usar una bomba de insulina
  • seguir una dieta balanceada y saludable, además de prestar especial atención tanto a la cantidad de azúcar y almidón que contienen los alimentos como al horario de las comidas
  • hacer ejercicio regularmente para ayudar a mantener el nivel de azúcar en sangre bajo control y evitar los problemas que la diabetes puede ocasionar a largo plazo, como las enfermedades cardíacas
  • realizarse controles periódicos con su médico y con otros miembros del equipo de profesionales que está tratando su diabetes, para poder mantenerse sanas y disponer del tratamiento adecuado ante cualquier problema

En ocasiones, las personas que padecen diabetes se sienten diferentes de sus amigos porque necesitan inyectarse insulina, cuidar su dieta y chequear el nivel de azúcar en sangre todos los días. Y algunas personas con diabetes prefieren negar que padecen esta enfermedad. Tienen la ilusion de que si fingen no padecer la enfermedad, la diabetes desaparecerá. Quizá se sientan enojados, deprimidos, desvalidos, o crean que sus padres siempre están discutiendo sobre su tratamiento para la diabetes.

Si te han diagnosticado diabetes, es normal que sientas que el mundo cambió por completo. Por suerte, tu médico o el equipo que está tratando tu diabetes está disponible para responder a todas tus preguntas y apoyarte. No dudes en pedirles consejos a tus médicos, tu dietista u otros profesionales de la salud. También puedes asistir a grupos de apoyo para hablar de tus sentimientos y averiguar cómo otras personas afrontan su enfermedad.

No hay duda de que la diabetes plantea desafíos. Sin embargo, las personas que padecen diabetes practican deportes, viajan, salen con otras personas, van a la escuela y trabajan, al igual que cualquiera de sus amigos. Existen miles de adolescentes que padecen diabetes y todos aprenden a afrontar los mismos desafíos.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: abril de 2012

License

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses and treatment, consult your doctor.

© 1995–2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.

Should your child see a doctor?

Find out by selecting your child’s symptom or health condition in the list below:

Spring 2014: Good Growing Newsletter

In This Issue

  • Cold Water Shock Can Quickly Cause Drowning
  • E-Cigs Are Addictive and Harmful
  • Bystanders Can Intervene to Stop Bullying

Download Spring 2014 (PDF)

Videos

Overcoming the Odds: A KING 5 TV Children's HealthLink Special 0:44:45Expand
12.30.13

In the spirit of the holidays, patients, parents and doctors share inspirational stories of healing and hope. From surviving heart failure and a near-death drowning to battling a flesh-eating disease, witness how the impossible became possible thanks to the care patients received at Seattle Children's Hospital.

Play Video
Miracle Season 2013 0:57:06Expand
12.11.13

Miracle Season, hosted by Steve Pool and Molly Shen, aired Dec. 8, 2013, on KOMO 4 TV. The annual holiday special celebrates the remarkable lives of Seattle Children's patients.

Play Video
Children’s Mental Health 0:00:30Expand
11.22.13

Mark Fadool, clinical director of mental health services at Odessa Brown Children's Clinic, provides early warning signs of mental health issues in kids and teens and urges us all to notice the signs and act early.

Play Video