Skip to main content

Search
Safety and Wellness

Centros de maternidad y servicios de maternidad hospitalarios

|

(Birthing Centers and Hospital Maternity Services)

Usted deberá tomar muchas decisiones durante el embarazo, y elegir dónde dar a luz (ya sea en un hospital o clínica de maternidad) es una de las más importantes.

Hospitales

Muchas mujeres tienen temor de que un ámbito hospitalario sea frío y clínico, pero esto no es necesariamente verdad. Un ámbito hospitalario puede adaptarse a diversas experiencias de parto.

Los partos en hospitales tradicionales (en lo cuales la futuras madres pasan de una sala de pre-parto a una sala de parto y luego, después del nacimiento del bebé, a una habitación semiprivada) continúan siendo la opción más común. Los médicos "manejan" el partu con sus pacientes. En muchos casos, a las mujeres que están en trabajo de parto no se les permite comer ni beber nada (posiblemente debido a la anestesia u otras razones médicas), y es posible que se les exija dar a luz en una determinada posición.

Se pueden administrar analgésicos durante el trabajo de parto y el alumbramiento (si la mujer así lo desea), se puede inducir el parto en caso de ser necesario, y, generalmente, se controla el feto electrónicamente durante el trabajo de parto. Un plan de parto puede ayudar a una mujer a comunicar sus preferencias sobre estos asuntos, y los médicos respetarán estas elecciones en la medida que sea posible.

En respuesta a las presiones existentes por tener más situaciones de partos "naturales", muchos hospitales ahora ofrecen opciones más modernas para lograr partos de bajo riesgo, generalmente conocidos como cuidados centrados en la familia. Estos cuidados pueden incluir habitaciones privadas con bañera (suites de parto) en donde las mujeres pueden realizar el trabajo de parto, dar a luz y recuperarse en un solo lugar sin tener que trasladarse.

A pesar de que el parto es presenciado por un médico y personal médico, las habitaciones generalmente están montadas para crear un entorno de protección, con colores cálidos y relajantes, y características que simulan una atmósfera similar a la del hogar, las cuales pueden ser muy reconfortantes para las mamás primerizas. La internación conjunta (cuando el bebé permanece con la madre la mayor parte del tiempo, en lugar de estar en un pabellón de recién nacidos) también puede estar disponible.

Además, muchos hospitales ofrecen diversas clases de preparación para el parto y educación prenatal para preparar a los padres para la experiencia del parto, y clases de crianza después del nacimiento del bebé.

La cantidad de personas a las que se les permite presenciar el parto varía de hospital a hospital. En los ámbitos más tradicionales, un máximo de tres personas pueden acompañar a la madre durante un parto vaginal. En un enfoque centrado en la familia, se permite la presencia de una mayor cantidad de familiares, amigos y, a veces, incluso niños. Durante una cesárea de rutina o de no urgencia, generalmente, se permite la presencia de una sola persona.

Si usted decide dar a luz en un hospital, se encontrará con diversos profesionales de la salud:

Los obstetras/ginecólogos (OB/GYN) son médicos que tienen, al menos, 4 años más de capacitación, después de egresar de la facultad de medicina, en el área de la salud de la mujer y la reproducción, incluida la atención médica y quirúrgica. Estos médicos pueden manejar embarazos complicados y, además, realizar cesáreas.

Busque obstetras que estén licenciados, lo cual significa que han pasado un examen del American Board of Obstetrics and Gynecology (ACOG, Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos). Los obstetras licenciados que continúan estudiando y se capacitan para tratar embarazos de alto riesgo se denominan especialistas en medicina materno-fetal o perinatólogos.

Si usted da a luz en un hospital, podría contar también con la asistencia de una enfermera-partera autorizada (CNM). Las enfermeras-parteras autorizadas son profesionales diplomadas que tienen un título de grado académico en obstetricia, lo cual significa que están capacitadas para manejar embarazos y partos normales y de bajo riesgo. La mayoría de las enfermeras-parteras autorizadas asisten en partos que se realizan en hospitales o clínicas de maternidad, aunque algunas se encargan de partos domiciliarios.

Además de obstetras y enfermeras-parteras autorizadas, enfermeras diplomadas (RN) asisten a los partos para cuidar a la madre y al bebé. Si usted da a luz en un hospital universitaria, estudiantes de medicina o residentes pueden estar presentes durante el parto. Algunos médicos de familia también ofrecen cuidados prenatales y se encargan de los partos.

Mientras usted esté en el hospital, si decide que la anestesien o si este procedimiento es necesario, un anestesiólogo capacitado se encargará de aplicarle la anestesia. En un ámbito hospitalario se encuentran disponibles diversas medidas para controlar el dolor, incluidos analgésicos y anestesia local, peridural y general.

Clínicas de maternidad

Las mujeres que dan a luz en clínicas de maternidad son aquellas que generalmente ya han dado a luz sin problemas, y cuyos embarazos actuales se consideran de bajo riesgo (lo que significa que tienen un buen estado de salud y menos probabilidades de tener complicaciones).

Las mujeres que tienen partos múltiples y padecen ciertas afecciones médicas (como diabetes gestacional o presión arterial alta), o cuyo bebé viene de nalgas, se consideran de mayor riesgo y no deben dar a luz en una clínica de maternidad. En la clínica de maternidad, las mujeres se someten a cautelosas revisiones médicas durante la primera etapa del embarazo y reciben cuidados prenatales para controlar su salud durante el embarazo.

El parto natural es el objetivo principal de las clínicas de maternidad. Como generalmente no se ofrece la anestesia peridural, las mujeres pueden moverse libremente durante el trabajo de parto, adoptar las posiciones que les resulten más cómodas, pasar tiempo en el jacuzzi, etc. Profesionales controlan al bebé con frecuencia durante el trabajo de parto, generalmente con un Doppler manual. A menudo, se toman medidas para aliviar el dolor, como hidroterapia, masajes, compresas calientes y frías, y técnicas de visualización y relajación. La mujer puede comer y beber, según lo desee.

Diversos profesionales de atención médica prestan servicios en las clínicas de maternidad. En una clínica de maternidad, pueden trabajar enfermeras diplomadas, enfermeras-parteras autorizadas y doulas (profesionales que brindan apoyo durante el parto y/o atención posparto). A pesar de que rara vez un médico se encuentra presente y las intervenciones quirúrgicas son muy poco frecuentes, las clínicas de maternidad pueden trabajar con diversos especialistas en obstetricia y pediatría. Los profesionales asociados con una clínica de maternidad trabajan de manera muy unida como un equipo, las enfermeras-parteras están presentes y los especialistas en obstetricia y ginecología se encuentran disponibles si una mujer sufre complicaciones durante el embarazo o el parto que puedan ponerla en una categoría de mayor riesgo.

Las clínicas de maternidad cuentan con equipos médicos, incluidos líneas y líquidos intravenosos (IV), oxígeno para la madre y el lactante, resucitadores para lactantes, cunas térmicas para lactantes, anestesia local para reparar desgarros o cortes vaginales (a pesar de que esto se realiza con muy poca frecuencia) y oxitocina para controlar el sangrado posparto.

En una clínica de maternidad se puede controlar el dolor de forma natural y mediante la administración de medicamentos narcóticos suaves, pero si una mujer decide que desea colocarse anestesia peridural, o si se presentan complicaciones, la mujer debe ser llevada a un hospital.

Las clínicas de maternidad generalmente les ofrecen a la madre, el bebé y los familiares una experiencia de parto acogedora. En la mayoría de los casos, las clínicas de maternidad son edificios autónomos, aunque pueden estar conectados con un hospital. Las clínicas de maternidad pueden estar ubicadas en áreas residenciales y, generalmente, incluyen servicios como habitaciones privadas con iluminación suave, ducha y bañera de hidromasaje. Es posible que la familia pueda utilizar una cocina.

Busque una clínica de maternidad que esté acreditada por la Comisión para la Commission for the Accreditation of Birth Centers (CABC, Acreditación de Clínicas de Maternidad). Algunos estados regulan las clínicas de maternidad. Averigüe si la clínica de maternidad que usted eligió cuenta con todas las credenciales correspondientes.

¿Cuál es la opción que más le conviene?

¿Cómo decidir si un hospital o una clínica de maternidad es la mejor opción para usted? Si ha elegido un proveedor de atención médica en particular, es posible que él/ella solo trabaje en un hospital o clínica de maternidad determinada, por lo que usted debe consultar su decisión. Además, debe verificar su elección con la compañía de seguros médicos para asegurarse de que tenga cobertura. En muchos casos, las principales compañías aseguradoras cubren las clínicas de maternidad acreditadas y los hospitales.

Si usted padece de alguna afección médica que pudiese ubicarla dentro de una categoría de embarazo de mayor riesgo (como tener más de 35 años, tener un embarazo múltiple o sufrir de diabetes gestacional o presión arterial alta, por mencionar algunos ejemplos), es posible que su proveedor de atención médica le aconseje tener a su hijo en un hospital donde usted y su bebé puedan recibir el tratamiento médico correspondiente, en caso de ser necesario. En realidad, es posible que usted no sea elegible para dar a luz en una clínica de maternidad si se presenta alguno de estos factores de riesgo.

Si desea someterse a intervenciones, como la anestesia peridural o el control fetal continuo, probablemente la mejor opción para usted sea un hospital.

Para una mujer que no tenga problemas importantes en su historia clínica o cuyo embarazo se clasifique como de bajo riesgo, la opción adecuada podría ser una clínica de maternidad. Las mujeres que anhelan un parto natural con intervención médica o control del dolor mínimos tal vez se sientan más a gusto en una clínica de maternidad. Debido a que la cantidad de acompañantes que usted puede elegir para que la apoyen durante el parto es mayor, si desea que toda la familia participe de la experiencia del parto, tal vez le interese considerar la opción de un centro de maternidad.

Cómo elegir un hospital o clínica de maternidad

Una vez que se haya decidido entre las opciones de hospital o clínica de maternidad, usted todavía tendrá que seleccionar un hospital o clínica de maternidad en particular. Antes de elegir, deberá consultar con el proveedor de asistencia médica que la asistirá, ya sea que se trate de un médico o una enfermera-partera autorizada, para determinar si él/ella solo trabaja en determinadas instituciones. Además, es una buena idea realizar un recorrido del hospital o clínica de maternidad para que pueda determinar usted misma si el personal es amable y si se siente relajada en ese ambiente.

Antes de que comiencen los dolores del trabajo de parto, obtenga respuestas a las siguientes preguntas:

Cómo elegir un hospital: preguntas que debe hacer

  • ¿Es fácil llegar al hospital?
  • ¿Cómo está equipado para atender emergencias?
  • ¿De qué tipo de pabellón de recién nacidos dispone? (Los pabellones de recién nacidos se clasifican como nivel I, II o III. Una unidad de cuidados intensivos neonatales [UCIN] de nivel III está equipada para atender cualquier emergencia neonatal). Un pabellón enmarcado dentro de un nivel menor puede requerir el traslado a una UCIN de nivel III.
  • ¿Cuántos partos se atienden en el hospital por año? (Un número más elevado indica que el hospital cuenta con mayor experiencia en distintos tipos de partos).
  • ¿Cuál es la proporción enfermera-paciente? (Una proporción de 1:2 se considera buena durante un parto de bajo riesgo; una proporción 1:1 es la mejor en casos complicados o durante la fase de "los pujos").
  • ¿Cuáles son las estadísticas del hospital en relación con las cesáreas, cortes vaginales y mortalidad? (Recuerde, sin embargo, que estas cifras incluyen partos de alto riesgo y complicados).
  • ¿Cuántos acompañantes pueden estar presentes durante el parto?
  • ¿Qué procedimientos se realizan luego del nacimiento del bebé? ¿Podrá amamantar inmediatamente si lo desea? ¿Podrá tener al bebé en la habitación?
  • ¿Cuál es la duración típica de la estadía posparto para un parto vaginal? ¿Y para las cesáreas?
  • ¿El bebé y el padre podrán quedarse con usted en la habitación las 24 horas, si usted así lo desea?

Cómo elegir una clínica de maternidad: preguntas que debe hacer

  • ¿La clínica de maternidad cuenta con la acreditación de la Commission for the Accreditation of Birth Centers (Comisión para la Acreditación de Clínicas de Maternidad)?
  • ¿Es fácil llegar a la clínica de maternidad?
  • ¿En qué circunstancias durante el parto está estipulado trasladar a una mujer a un hospital?¿Cómo se manejan los traslados? ¿Qué tipo de emergencias pueden atender los servicios de traslado?
  • ¿Qué profesionales (como parteras, médicos y enfermeras) integran el personal? ¿Y qué tipo de asesores médicos? ¿Están acreditados?
  • ¿Qué tipo de clases de preparación para el parto y de educación prenatal se ofrecen?
  • ¿Cuáles son las estadísticas de la clínica en cuanto a traslados a hospitales, cortes vaginales y mortalidad?
  • ¿Qué procedimientos se realizan luego del nacimiento del bebé? ¿Cuál es la duración típica de la estadía posparto y cómo se controlará a su bebé?

Resulta conveniente elegir el lugar en donde dará a luz a su bebé lo antes posible durante el embarazo. De esa manera, si surgen complicaciones, usted estará bien informada y podrá concentrarse en su salud y la salud de su bebé.

Actualizado y revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD
Fecha de la revisión: noviembre de 2011

License

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses and treatment, consult your doctor.

© 1995–2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.

Should your child see a doctor?

Find out by selecting your child’s symptom or health condition in the list below:

Spring 2014: Good Growing Newsletter

In This Issue

  • Cold Water Shock Can Quickly Cause Drowning
  • E-Cigs Are Addictive and Harmful
  • Bystanders Can Intervene to Stop Bullying

Download Spring 2014 (PDF)

Videos

Overcoming the Odds: A KING 5 TV Children's HealthLink Special 0:44:45Expand
12.30.13

In the spirit of the holidays, patients, parents and doctors share inspirational stories of healing and hope. From surviving heart failure and a near-death drowning to battling a flesh-eating disease, witness how the impossible became possible thanks to the care patients received at Seattle Children's Hospital.

Play Video
Miracle Season 2013 0:57:06Expand
12.11.13

Miracle Season, hosted by Steve Pool and Molly Shen, aired Dec. 8, 2013, on KOMO 4 TV. The annual holiday special celebrates the remarkable lives of Seattle Children's patients.

Play Video
Children’s Mental Health 0:00:30Expand
11.22.13

Mark Fadool, clinical director of mental health services at Odessa Brown Children's Clinic, provides early warning signs of mental health issues in kids and teens and urges us all to notice the signs and act early.

Play Video