Skip to main content

Search
Safety and Wellness

El sueño y los recién nacidos

|

Read this article in English (Sleep and Newborns)

"¿El bebé duerme toda la noche?" es una de las preguntas que los padres de un bebé pequeño escuchan con más frecuencia. Y los padres y madres de recién nacidos casi siempre responden, con ojos cansados: "No".

Los bebés recién nacidos no distinguen entre el día y la noche, y sus pequeños estómagos no retienen suficiente leche o fórmula como para que queden satisfechos por mucho tiempo. Necesitan alimento cada unas cuantas horas, sin importar la hora del día o de la noche.

Cuánto duermen los bebés

Un bebé recién nacido puede dormir hasta 16 horas por día (o incluso más), con frecuencia en períodos de 3 a 4 horas. Y, al igual que ocurre con nosotros, el sueño de los bebés se divide en diferentes fases: somnolencia, sueño REM (movimiento rápido de los ojos), sueño ligero, sueño profundo y sueño muy profundo. A medida que los bebés crecen, sus períodos de vigilia aumentan.

Al principio, estos breves períodos de 3 a 4 horas de sueño pueden resultarle frustrantes porque interfieren con su propio esquema de sueño. Tenga paciencia: esto cambiará a medida que su bebé crezca y comience a adaptarse a los ritmos de la vida fuera del vientre materno.

No obstante, al principio, la necesidad de alimentarse será superior a la de dormir. Muchos pediatras recomiendan que los padres no permitan que un bebé recién nacido duerma mucho tiempo sin alimentarse. En la práctica, esto significa ofrecerle alimentación al bebé cada 3 a 4 horas aproximadamente y, posiblemente, con más frecuencia si se trata de bebés prematuros o más pequeños. Los bebés amamantados pueden sentir hambre con más frecuencia que los bebés alimentados con biberón y tal vez necesiten alimentarse cada 2 horas durante las primeras semanas.

Dónde y cómo debe dormir un bebé

Durante las primeras semanas de vida, la mayoría de los padres colocan el moisés o la cuna del bebé en su misma habitación. Una habitación independiente parece demasiado alejada en este primer tiempo.

La Academia Americana de Pediatría (AAP) y la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo de Estados Unidos (CPSC) recomiendan no hacer dormir al bebé en su misma cama por razones de seguridad. Si bien muchas culturas alientan que los bebés y los padres compartan el lecho, el bebé corre el riesgo de asfixia o estrangulamiento, y los estudios han demostrado que la incidencia del síndrome de muerte súbita del lactante (SIDS) es mayor en las familias en las que el bebé duerme en la cama de los padres.

Puede resultar útil establecer una rutina desde el comienzo. La manera en la que dormimos se basa en gran medida en los hábitos y en las señales que nuestro organismo utiliza para determinar que es hora de dormir. Si coloca siempre al bebé en la cuna para dormir, ayudará a indicarle al lactante que ése es el lugar para dormir. Sin embargo, recuerde que el cerebro de su bebé puede tardar algunas semanas en notar la diferencia entre el día y la noche. Lamentablemente, no existe ningún truco para acelerar este proceso, salvo la mayor constancia posible en la rutina.

Siempre tenga en cuenta la seguridad a la hora de dormir. No coloque en la cuna o el moisés ningún elemento que pueda interferir con la respiración de su hijo; esto incluye juguetes de peluche, almohadas, mantas y chichoneras. Si bien las chichoneras se utilizaban regularmente en el pasado, ya no se recomienda su uso. Un estudio, que se realizó con datos del CPSC, descubrió que una cantidad de muertes accidentales parecían estar relacionada con el uso de chichoneras en las cunas y los moisés. La AAP y otras organizaciones de pediatría desalientan con firmeza el uso de chichoneras en las cunas para evitar la asfixia accidental.

Evite también los elementos como cordones, lazos o cintas que puedan enredarse alrededor del cuello del bebé, así como objetos con cualquier tipo de borde o esquina afilados. Los bebés también pueden enredarse en los móviles colgantes; por lo tanto, también debe retirarlos. No olvide observar a su alrededor para detectar elementos que su bebé pueda tocar al estar parado en la cuna. Los tapices, fotos, paños y cordones de cortinas pueden ser peligrosos si están al alcance del bebé.

La AAP recomienda colocar a los bebés saludables boca arriba para dormir, no boca abajo. La incidencia de la muerte súbita se ha reducido más del 50% desde que se hizo esta recomendación por primera vez en 1992. Ahora, también se recomienda que los bebés prematuros duerman únicamente boca arriba.

Se cree que algunos bebés que duermen boca abajo pueden tener una mayor tendencia hacia la obstrucción y a volver a respirar su propio dióxido de carbono porque es menos probable que se despierten para cambiar la posición de la cabeza. Otra posibilidad es que puede haber una asfixia con la ropa de cama blanda si están boca abajo.

Si su bebé tiene una afección médica, tal vez exista una excepción y no deba seguir estas recomendaciones. El médico de su bebé puede explicarle cuál es la posición adecuada para hacer dormir a su niño.

Alentar el sueño del recién nacido

Puede ayudar a ajustar el reloj interno de su bebé para que duerma de noche si evita la estimulación cuando lo alimenta y le cambia el pañal por la noche. Intente mantener las luces tenues y resista la necesidad de jugar o de hablar con el bebé. De esta manera, reforzará el mensaje de que la noche es para dormir.

Los lactantes demasiado cansados, con frecuencia tienen más dificultad para dormir que aquellos que han dormido la cantidad adecuada de horas durante el día. Por lo tanto, no siempre da resultado mantener despierto al bebé con la esperanza de que duerma mejor por la noche.

Considere establecer algún tipo de rutina para la hora de ir a dormir (baño, lectura, canto) para ayudar a que el bebé se relaje en los próximos meses. Si bien un recién nacido puede ser demasiado pequeño para comprender estas señales, establecer una rutina para ir a la cama desde ahora puede mantenerlo en la buena senda más adelante.

¿Qué ocurre si su bebé es quisquilloso? Está bien acunar, abrazar y cantar mientras el bebé se está adaptando. Durante los primeros meses de vida, "malcriar" al bebé definitivamente no es un problema. De hecho, los estudios demuestran que los bebés que están en brazos durante el día tienen menos cólicos y molestias.

Los primeros meses de la vida del bebé pueden ser los más difíciles para los padres porque es posible que se levanten cada unas pocas horas para atender al bebé. Cada bebé es diferente en términos del momento en que comenzará a dormir durante toda la noche y los padres no siempre se sienten cómodos en el mismo momento para alentar al bebé a que lo haga.

A los 2 meses, la mayoría de los bebés duermen entre 6 y 8 horas durante la noche. Si su bebé no duerme toda la noche a los 4 meses, hable con su médico para saber cómo puede ayudar a que lo haga.

Cuándo llamar al médico

Si bien la mayoría de los padres pueden esperar que los niños duerman siestas durante la mayor parte del día, lo que se considera normal puede ser muy variable. Consulte a su médico si tiene preguntas acerca de cuánto (o cuán poco) está durmiendo su bebé.

Es posible que desee hablar con el médico si su bebé parece excesivamente irritable y no puede calmarlo adecuadamente. Además, si su bebé tiene dificultad para despertarse y siempre parece estar desinteresado en alimentarse, hable inmediatamente con el médico para que lo tranquilice o le dé más indicaciones médicas.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: septiembre de 2011

License

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses and treatment, consult your doctor.

© 1995–2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.

Should your child see a doctor?

Find out by selecting your child’s symptom or health condition in the list below:

Summer 2014: Good Growing Newsletter

In This Issue

  • Understanding the Power and Influence of Role Models
  • Legal Marijuana Means Greater Poisoning Risks for Children
  • Why Choose Pediatric Emergency Care?

Download Summer 2014 (PDF)

Videos

Miracle Makers 2014 3:07:00Expand
6.6.14

The 30th annual Miracle Makers fundraising special aired on KOMO 4 TV on June 6, 2014. The special takes us on a journey through the hopes, fears, victories and challenges facing patients at Seattle Children's. Cosponsored by Costco Wholesale and KOMO 4. 

Play Video
Overcoming the Odds: A KING 5 TV Children's HealthLink Special 0:44:45Expand
12.30.13

In the spirit of the holidays, patients, parents and doctors share inspirational stories of healing and hope. From surviving heart failure and a near-death drowning to battling a flesh-eating disease, witness how the impossible became possible thanks to the care patients received at Seattle Children's Hospital.

Play Video
Miracle Season 2013 0:57:06Expand
12.11.13

Miracle Season, hosted by Steve Pool and Molly Shen, aired Dec. 8, 2013, on KOMO 4 TV. The annual holiday special celebrates the remarkable lives of Seattle Children's patients.

Play Video