Skip to main content

Search
Safety and Wellness

Enfermedad inflamatoria del intestino

|

Read this in English (Inflammatory Bowel Disease)

¿Cuándo fue la última vez que tuviste dolor de estómago? Es normal que todos los niños tengan dolor de barriga alguna vez. Sin embargo, hay niños que tienen dolor fuerte de estómago todo el tiempo. Están cansados e incluso sienten que van a vomitar. Algunos de estos niños pueden tener lo que se conoce como enfermedad inflamatoria del intestino (o IBD, por sus siglas en inglés).

Cuerpo básico: sistema digestivo

Casi un millón de estadounidenses tiene IBD, y cada año se diagnostican 30.000 casos nuevos. La IBD, que puede diagnosticarse a cualquier edad, afecta mayormente a personas de entre 15 y 35 años, pero se la ha descubierto en bebés de apenas 18 meses. En los Estados Unidos, se cree que 100.000 niños menores de 18 años tienen IBD.

Entonces, ¿qué es la IBD? ¿Cómo sabes si tienes esta enfermedad? ¿Y con qué ayuda cuentas si tienes IBD?

¿Qué es la IBD?

La enfermedad inflamatoria del intestino no es una afección única. En realidad, se refiere a una cantidad de trastornos que causan inflamación y a menudo úlceras en el tracto intestinal. Las ulceras son desgarros o heridas en el revestimiento del intestino que pueden causar dolor o sangrado.

Tu aparato digestivo completo es un tubo muscular largo y hueco de unos nueve metros de largo. Después de que masticas y tragas, el alimento baja por el esófago y llega al estómago. La función del estómago es descomponer la comida y convertirla en una mezcla líquida. Luego, los músculos empujan la mezcla hasta el intestino delgado donde tu cuerpo completa la digestión y absorbe los nutrientes necesarios de los alimentos.

Después de que muchos nutrientes son retirados, la mezcla aguada llega al intestino grueso. En el colon, tu cuerpo absorbe el líquido restante y convierte lo que queda en desechos más sólidos. A continuación, el colon empuja los desechos hasta el recto, donde permanecen hasta que estás listo para hacer popó o defecar.

¿Cuáles son los diferentes tipos de IBD?

Los dos tipos más frecuentes de IBD son la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.

La enfermedad de Crohn se desarrolla con mayor frecuencia donde se unen el intestino delgado y el grueso y, por lo general, produce la irritación, la inflamación y la distensión de todas las capas de la pared intestinal. La enfermedad de Crohn puede afectar cualquier parte del tracto digestivo, incluida la boca, el esófago, el estómago, el intestino delgado, el intestino grueso y el ano.

A diferencia de la enfermedad de Crohn, en la colitis ulcerosa se inflama sólo el revestimiento interno de todo el colon o parte de este y el recto. A veces, sólo el recto se ve afectado. Tanto en la enfermedad de Crohn como en la colitis ulcerosa, la inflamación puede durar muchos años y recrudecer una y otra vez.

¿Por qué los niños tienen IBD?

Nadie sabe exactamente qué causa la IBD. Los médicos no creen que esta enfermedad se deba al estrés emocional o a alimentos específicos. No es una enfermedad contagiosa, como un resfrío, pero puede ser genética o hereditaria, lo que significa que se transmite en las familias. Alrededor del 20% de las personas que tienen IBD también tienen un familiar que la padece. Algunos investigadores creen que la IBD puede deberse a un defecto en el sistema inmunitario del cuerpo.

¿Cuáles son los síntomas de la IBD?

La enfermedad inflamatoria del intestino puede causar síntomas que varían de leves a graves. Los síntomas incluyen, entre otros:

  • diarrea que se repite una y otra vez, con o sin sangre en las deposiciones
  • sangrado rectal (sangre que sale del trasero)
  • pérdida de peso importante en un período de tiempo corto
  • fatiga
  • dolor abdominal y retortijones que se repiten una y otra vez
  • retraso en el crecimiento y el desarrollo

El síntoma más frecuente de la colitis ulcerosa es deposiciones flojas (y con sangre si la persona tiene úlceras). A veces, ir al baño puede dar retortijones y provocar dolor.

¿Qué hará el médico?

Dado que la IBD se puede confundir con una infección o incluso con depresión, la enfermedad es difícil de diagnosticar. En función de los síntomas de una persona, la historia clínica y el examen físico, un médico puede realizar un análisis de sangre. Las deposiciones se examinan con frecuencia para determinar si los intestinos están sangrando o tienen una infección.

En algunos casos, los médicos harán un estudio llamado esofagograma con contraste de bario o una serie de radiografías del tracto gastrointestinal superior. Primero, bebes un líquido espeso que contiene una sustancia llamada bario. (Puede ser calcáreo, pero a veces está saborizado.) Luego, el médico utiliza una radiografía especial para ver de qué modo el bario ha atravesado el esófago y llegado al estómago. El bario es visible en la placa radiográfica y ofrece una imagen clara del estómago y los intestinos. Es posible que el médico también use una cámara especial para observar qué sucede dentro del intestino grueso de una persona.

Si una persona tiene IBD, el médico puede recomendar una dieta con bajo contenido de fibra, grasa y productos lácteos. También puede recetar medicamentos para reducir la inflamación y ayudar a evitar la infección.

En ocasiones, es necesario realizar una cirugía. Los niños con colitis ulcerosa pueden curarse con la extirpación del colon y el recto. No existe cura para la enfermedad de Crohn; sin embargo, la cirugía suele ser de ayuda ya que se extirpan partes afectadas del intestino.

¿Cómo es la vida para un niño con IBD?

La enfermedad inflamatoria del intestino no es una enfermedad que los niños superarán con la edad. No obstante, muchos niños tienen largos períodos, a veces años, en los que no presentan síntomas.

Algunos niños con IBD pierden muchas clases en la escuela. Para los que sufren calambres dolorosos, tienen diarrea frecuente y ganas de vomitar, es difícil estar sentados durante las clases o en el autobús para ir y volver de la escuela. Es posible que aquellos que no están recibiendo los nutrientes que necesitan deban ir al hospital para que se los administren por vía intravenosa.

En algunos casos, los niños con IBD que crecen o maduran lentamente pueden recibir tratamiento con hormonas del crecimiento. Algunos antiinflamatorios también pueden retardar el crecimiento y provocar otros efectos secundarios, como aumento de peso e hinchazón de la cara.

Es importante que los amigos y compañeros de clase entiendan que reírse de los niños que tienen IBD sólo empeora las cosas. Los amigos y compañeros de clase deben ser comprensivos y estar dispuestos a escuchar cuando alguien con IBD desea hablar. Sólo hablar de su enfermedad puede a veces ayudar a que los niños con IBD se sientan mucho mejor respecto de la situación.

Lo mejor que pueden hacer los niños con IBD es cuidarse bien, hacer ejercicio físico, tomar sus medicamentos y comer alimentos que los harán crecer fuertes pero no complicarán la enfermedad. Con la IBD bajo control, los niños con esta enfermedad pueden llevar una vida común y corriente.

Revisado por: J. Fernando del Rosario, MD
Fecha de la revisión: mayo de 2010

License

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses and treatment, consult your doctor.

© 1995–2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.

Should your child see a doctor?

Find out by selecting your child’s symptom or health condition in the list below:

Summer 2014: Good Growing Newsletter

In This Issue

  • Understanding the Power and Influence of Role Models
  • Legal Marijuana Means Greater Poisoning Risks for Children
  • Why Choose Pediatric Emergency Care?

Download Summer 2014 (PDF)

Videos

Miracle Makers 2014 3:07:00Expand
6.6.14

The 30th annual Miracle Makers fundraising special aired on KOMO 4 TV on June 6, 2014. The special takes us on a journey through the hopes, fears, victories and challenges facing patients at Seattle Children's. Cosponsored by Costco Wholesale and KOMO 4. 

Play Video
Overcoming the Odds: A KING 5 TV Children's HealthLink Special 0:44:45Expand
12.30.13

In the spirit of the holidays, patients, parents and doctors share inspirational stories of healing and hope. From surviving heart failure and a near-death drowning to battling a flesh-eating disease, witness how the impossible became possible thanks to the care patients received at Seattle Children's Hospital.

Play Video
Miracle Season 2013 0:57:06Expand
12.11.13

Miracle Season, hosted by Steve Pool and Molly Shen, aired Dec. 8, 2013, on KOMO 4 TV. The annual holiday special celebrates the remarkable lives of Seattle Children's patients.

Play Video