Skip to main content

Search
Safety and Wellness

Neumonía atípica

|

Read this article in English (Walking Pneumonia)

Durante el año escolar, parece que los niños se agarran un virus detrás del otro. Una semana les gotea la nariz, la siguiente les duele la garganta o ambas. La mayoría de las veces, estos virus sólo duran una semana aproximadamente. Pero aquellos que permanecen más tiempo, a veces, pueden convertirse en neumonía atípica.

La neumonía atípica es una forma menos grave de neumonía. Es causada por micoplasma, las cuales producen síntomas parecidos al resfriado además de febrícula y tos seca.

La mayoría de los niños con esta forma de neumonía no se siente lo suficientemente enfermos como para quedarse en casa y generalmente se siente lo suficientemente bien como para asistir a la escuela. Pero incluso un niño que se siente bien debe quedarse en casa durante unos días hasta que el tratamiento antibiótico surta efecto y los síntomas se mejoren.

Signos y síntomas

Los refriados que se prolongan por más de 7 a 10 días o las enfermedades respiratorias, como el virus respiratorio sincitial (VRS), pueden evolucionar en neumonía atípica. Los síntomas pueden aparecer de repente o demorar más tiempo. Aquellos con una aparición retrasada tienden a ser más graves.

Esto es lo que se debe buscar:

  • febrícula de 101º F (38.5º C) o inferior
  • dolor de cabeza, escalofríos, dolor de garganta y otros síntomas del resfriado o parecidos al resfriado
  • respiración rápida o respiración con resoplidos o sibilancia
  • respiración trabajosa que provoca que los músculos de las costillas se retraigan (cuando los músculos debajo de la caja torácica o entre las costillas se atraen con cada respiración)
  • tos seca
  • dolor de pecho o dolor de estómago
  • malestar general
  • vómitos
  • falta de apetito (en niños mayores) o alimentación deficiente (en lactantes)

Los síntomas generalmente dependen de la parte del cuerpo en la cual se concentra la infección. Un niño cuya infección se ubica en la parte superior o intermedia de los pulmones probablemente tenga una respiración trabajosa. Otro cuya infección se concentra en la parte inferior de los pulmones (cerca del abdomen) posiblemente no tenga ningún problema de respiración, pero puede tener un malestar estomacal, náuseas o vómitos.

Diagnóstico

La neumonía atípica generalmente se diagnostica a través de un examen físico. El médico examinará la respiración de su hijo y estará atento a escuchar el crujido distintivo que con frecuencia indica la neumonía atípica.

Si se sospecha neumonía, también se podrá realizar una radiografía de tórax, o un cultivo bacteriano de mucosidad de la garganta o la nariz para confirmar el diagnóstico.

Tratamiento

Los antibióticos constituyen un tratamiento eficaz para la neumonía atípica. En general, se recomienda un tratamiento de 7 a 10 días de antibióticos orales. Si su médico le receta antibióticos, asegúrese de que su hijo los tome a horario durante el período indicado para recuperarse más rápido.

Mientras tome los antibióticos, su hijo tendrá un riesgo mínimo de contagiar la enfermedad a los demás familiares, pero aliente a todos en su hogar a lavarse las manos con frecuencia y correctamente (durante al menos 20 segundos, frotándose las manos con jabón y agua tibia).

No permita que su hijo comparta vasos, cubiertos, toallas o cepillos de dientes, y recuérdele a él/ella (y a todos los demás) que debe lavarse las manos luego de tocar cualquier pañuelo usado. Además asegúrese de que las inmunizaciones de sus hijos se encuentren actualizadas para ayudar a protegerlos de futuras infecciones.

Cuidados médicos en el hogar

Mientras se recupera de la neumonía atípica, su hijo debe beber líquidos durante todo el día para limpiar el cuerpo de toxinas (especialmente si tiene fiebre). Pregunte al médico antes de utilizar un medicamento para tratar la tos, ya que los supresores de la tos hacen que los pulmones dejen de eliminar la mucosidad, lo cual no siempre puede ser eficaz en las infecciones de pulmón como la neumonía atípica.

Si su hijo tiene dolor de pecho, pruebe colocar una almohadilla térmica o compresa caliente en el área del pecho. Tome la temperatura de su hijo al menos una vez a la mañana y a la noche, y llame al médico si supera los 102º F (38.9º C) en un lactante o niño mayor, o si supera los 100.4º F (38º C) en un lactante menor de 6 meses.

Con el tratamiento, la mayoría de los tipos de neumonía bacteriana desaparecen dentro de 1 a 2 semanas. Sin embargo, la neumonía atípica puede demorar entre 4 y 6 semanas en desaparecer por completo.

Revisado por: Nicole A. Green, MD
Fecha de la revisión: mayo de 2013

License

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses and treatment, consult your doctor.

© 1995–2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.

Should your child see a doctor?

Find out by selecting your child’s symptom or health condition in the list below:

Summer 2014: Good Growing Newsletter

In This Issue

  • Understanding the Power and Influence of Role Models
  • Legal Marijuana Means Greater Poisoning Risks for Children
  • Why Choose Pediatric Emergency Care?

Download Summer 2014 (PDF)

Videos

Miracle Makers 2014 3:07:00Expand
6.6.14

The 30th annual Miracle Makers fundraising special aired on KOMO 4 TV on June 6, 2014. The special takes us on a journey through the hopes, fears, victories and challenges facing patients at Seattle Children's. Cosponsored by Costco Wholesale and KOMO 4. 

Play Video
Overcoming the Odds: A KING 5 TV Children's HealthLink Special 0:44:45Expand
12.30.13

In the spirit of the holidays, patients, parents and doctors share inspirational stories of healing and hope. From surviving heart failure and a near-death drowning to battling a flesh-eating disease, witness how the impossible became possible thanks to the care patients received at Seattle Children's Hospital.

Play Video
Miracle Season 2013 0:57:06Expand
12.11.13

Miracle Season, hosted by Steve Pool and Molly Shen, aired Dec. 8, 2013, on KOMO 4 TV. The annual holiday special celebrates the remarkable lives of Seattle Children's patients.

Play Video