Skip to main content

Search
Safety and Wellness

Cómo mantener sano a su hijo durante la remisión del cáncer

|

Read this in English

(Keeping Your Child Healthy During Cancer Remission)

Remisión. Es probable que esta sea una de las palabras más bellas que pueda escuchar cuando su hijo ha estado luchando contra el cáncer.

Se define a la remisión como el período de tiempo en el que el cáncer está bajo control. A veces, se la describe como "parcial", lo que significa que el cáncer responde bien al tratamiento y está controlado. En ocasiones, la remisión es "completa", lo que quiere decir que el cáncer ya no puede detectarse mediante pruebas médicas. Cuando el cáncer ha estado en remisión completa durante varios años, los médicos pueden considerar que un niño está curado.

La remisión es un hito importante en el tratamiento del cáncer. Desde el punto de vista físico, significa que probablemente su hijo se sienta mejor, coma mejor y tenga más energía. Desde el punto de vista emocional, es una luz de esperanza. No es extraño que muchas familias con un niño cuyo cáncer está en remisión tengan deseos de hacer cambios en el estilo de vida que podrían ser beneficiosos para la salud de su hijo en el futuro.

Cambios a largo plazo en el estilo de vida

Muchas de las recomendaciones de salud para un niño con cáncer en remisión son las mismas que para el resto de nosotros: comer bien, hacer ejercicios, someterse a controles periódicos, no fumar. Sin embargo, para muchos padres, estas parecen ser más urgentes después de que un hijo ha estado enfermo.

Por supuesto, no debería exigirse a un niño con cáncer en remisión que se atenga a normas diferentes en comparación con el resto de la familia. Después de todo, no es posible poner un plato de vegetales frente a un niño mientras que todos los demás comen hamburguesas con queso. El objetivo es lograr que los hábitos saludables sean un asunto familiar. Al incorporar, a veces de a una, las conductas saludables a la vida cotidiana de su familia, todos se benefician.

A continuación se incluyen algunos consejos específicos para que comience por el buen camino:

Asegúrese de que su hijo reciba la atención de seguimiento adecuada

Los controles y las visitas para el cuidado de la salud son importantes para todos, pero son absolutamente imprescindibles para los niños con cáncer en remisión.

El oncólogo de su hijo recomendará un programa de seguimiento que puede incluir exámenes físicos, análisis de sangre y exámenes por imágenes. Cumpla con este programa, incluso si su hijo parece estar perfectamente bien y no presenta ningún tipo de síntoma. Este control exhaustivo es la mejor forma de detectar y tratar los problemas potenciales lo antes posible, ya sea que estén relacionados con el cáncer o con los efectos tardíos del tratamiento.

A medida que los niños crezcan y comiencen a manejar su propia atención médica, es recomendable proporcionarles los historiales médicos, de modo que puedan cumplir con las visitas de seguimiento programadas en los años venideros.

Controle la salud de su hijo

Pídale a su hijo que le informe siempre que no se sienta bien o parezca que algo anda mal.

Muchos niños con cáncer en remisión suelen esperar para decirles a sus padres si no se sienten bien por miedo a que la enfermedad haya reaparecido. Asegúrele a su hijo que la mayoría de los niños con cáncer en remisión permanecen en remisión y, con el tiempo, se curan. Al igual que todas las demás personas, es probable que se resfríen y enfermen de vez en cuando, pero, si la afección es más que eso, lo mejor es consultar a un médico desde el primer momento.

Mantenga una dieta saludable

Ahora que su hijo está recuperando el apetito y muchos de los efectos secundarios indeseables del tratamiento están desapareciendo, es importante que la alimentación saludable sea una prioridad. Una dieta bien equilibrada puede ayudar a su hijo a recuperar la fuerza y reparar el tejido dañado por la quimioterapia, la radiación o ambos tratamientos. También puede ayudar a reducir el riesgo de que su hijo desarrolle otros tipos de cáncer en el futuro.

Recuerde estos consejos:

  • Intente ingerir al menos cinco porciones de frutas y vegetales diariamente, de todas clases y todos colores.
  • Elija fuentes de proteínas de alta calidad, como carnes magras, pescados, frutos secos y huevos.
  • Escoja alimentos ricos en fibras, como pastas de harina integral, panes, cereales y arroz.
  • Para reducir la ingesta de grasas, haga que beba leche y yogur descremados, y hornee, ase a la parrilla o a las brasas los alimentos en lugar de freírlos.
  • Evite los alimentos procesados, que pueden tener exceso de sal, grasa y preservativos químicos.
  • Haga que beba gran cantidad de agua y reduzca al mínimo las bebidas gaseosas.

Si no sabe por dónde comenzar, pídale al médico que lo ponga en contacto con un nutricionista que pueda ayudarlo a desarrollar un plan alimentario familiar que sea adecuado para todos.

Aliente el ejercicio físico habitual

Las personas que se ejercitan y se mantienen en un peso saludable tienen menos probabilidades de desarrollar enfermedad cardíaca, diabetes y ciertos tipos de cáncer en el futuro; por lo tanto, pídale el médico que le recomiende actividades adecuadas.

Es posible que, al principio, su hijo deba comenzar despacio, quizás con 20 ó 30 minutos de ejercicios diariamente, e ir aumentando hasta alcanzar el objetivo de 60 minutos por día, un mínimo de 5 veces por semana. (Una alternativa excelente es incluir entrenamiento de fortaleza física y flexibilidad en estas sesiones de ejercicios).

Cuando su hijo se sienta mejor, también puede preguntarle al médico si y cuándo puede volver a hacer los deportes que practicaba antes del diagnóstico de cáncer. Y si su hijo necesita prueba de que las personas que tuvieron cáncer pueden verdaderamente volver a competir, sólo mencione al campeón de ciclismo Lance Armstrong.

Tenga cuidado con el sol

Cuando su hijo se exponga al sol, debe usar una pantalla solar con un FPS de por lo menos 30. Tampoco son recomendables los salones de bronceado, ya que la piel puede sufrir daños que, a la larga, pueden provocar cáncer.

En el caso de los niños mayores, es especialmente importante que aprendan a examinarse la piel para detectar tumores nuevos o lunares cuyo color, forma o tamaño sean diferentes.

Mantener una actitud positiva

Los niños son los que tienen la mayor capacidad de recuperación. Incluso después de tener cáncer, la mayoría es capaz de reintegrarse a su grupos de amigos y retomar sus actividades, algunos incluso más felices que antes porque se dan cuenta de que, a menudo, las cosas que damos por sentado pueden cambiar en un instante.

Como padre, no pierda de vista este optimismo cuando el cáncer de su hijo esté en remisión. A pesar de que usted no puede predecir el futuro, aún puede hacer que este momento sea el mejor para su hijo. Y parte de eso es hacer todo lo que esté a su alcance para brindarle a su hijo la mejor posibilidad de un futuro saludable.

Revisado por: Joanne Quillen, MSN, PNP-BC
Fecha de la revisión: mayo de 2012

License

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses and treatment, consult your doctor.

© 1995–2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.

Should your child see a doctor?

Find out by selecting your child’s symptom or health condition in the list below:

Spring 2014: Good Growing Newsletter

In This Issue

  • Cold Water Shock Can Quickly Cause Drowning
  • E-Cigs Are Addictive and Harmful
  • Bystanders Can Intervene to Stop Bullying

Download Spring 2014 (PDF)

Videos

Overcoming the Odds: A KING 5 TV Children's HealthLink Special 0:44:45Expand
12.30.13

In the spirit of the holidays, patients, parents and doctors share inspirational stories of healing and hope. From surviving heart failure and a near-death drowning to battling a flesh-eating disease, witness how the impossible became possible thanks to the care patients received at Seattle Children's Hospital.

Play Video
Miracle Season 2013 0:57:06Expand
12.11.13

Miracle Season, hosted by Steve Pool and Molly Shen, aired Dec. 8, 2013, on KOMO 4 TV. The annual holiday special celebrates the remarkable lives of Seattle Children's patients.

Play Video
Children’s Mental Health 0:00:30Expand
11.22.13

Mark Fadool, clinical director of mental health services at Odessa Brown Children's Clinic, provides early warning signs of mental health issues in kids and teens and urges us all to notice the signs and act early.

Play Video