Safety and Wellness

Crear un hogar propicio para la lectura

Read this in English(Creating a Reader-Friendly Home)

Un hogar repleto de material de lectura es ideal para contribuir a que los niños se conviertan en lectores empedernidos. ¿Qué tipos de libros debería tener? Pregúnteles a sus hijos qué cosas les interesan. Si son demasiado pequeños para tener una preferencia, su bibliotecario local puede recomendarle libros apropiados para la edad de sus hijos.

Aquí encontrará algunos consejos más:

Elija libros variados. Reúna libros de cartón o libros que tengan espejos y texturas diferentes para los bebés. A los niños de edad preescolar les gustan los libros sobre el alfabeto, los libros de rimas y los libros de imágenes. A los estudiantes de primaria les gusta la variedad: ficción, no ficción y poesía, además de diccionarios y otras obras de referencia.

Los niños pueden comprender historias que posiblemente no sean capaces de leer por su cuenta. Si a su hijo le interesa un libro más complicado, propóngale leerlo juntos. Los niños más pequeños pueden mirar las ilustraciones de los libros y hacer preguntas mientras siguen la lectura.

Y no limite el material de lectura exclusivamente a los libros. A los niños también les pueden gustar:

  • las revistas (para niños)
  • los libros de audio
  • las postales, los correos electrónicos y los mensajes de texto que envían los familiares
  • los álbumes de fotos o de recortes
  • los periódicos
  • los libros de historietas
  • Internet
  • comenzar a leer y jugar juegos del alfabeto en la computadora
  • las letras del alfabeto con imanes
  • los lectores de libros electrónicos o los libros electrónicos

Tenga a mano el material de lectura. Guarde los libros resistentes junto con otros juguetes para que los niños puedan explorarlos fácilmente. Los libros que se encuentran cerca del cambiador y de la silla para el bebé pueden ser distracciones útiles para los niños más pequeños en los momentos apropiados. Los libros de plástico también pueden usarse en la bañera. Coloque los libros cerca de sillas y sofás cómodos donde se pueda acurrucar, de modo que pueda leer después de la comida y antes de la siesta.

Cree un lugar especial para la lectura. A medida que los niños crecen, guarde los libros y las revistas apropiados para la edad de su hijo en estantes que puedan alcanzar en sus lugares favoritos de la casa. Haga que estos estantes luzcan atractivos y manténgalos en orden. Coloque alguno de los libros con la portada hacia afuera de modo que sean fáciles de localizar. Coloque una cesta llena de libros y revistas cerca de los lugares donde más les gusta sentarse. Cree un rincón acogedor para la lectura y fomente su uso programando una "hora de lectura en el rincón" cada día.

Cree un ambiente atractivo. Asegúrese de que las áreas de lectura tengan buena iluminación. Cambie el material con frecuencia: agregue libros de acuerdo con la temporada, alterne diferentes revistas e incluya libros relacionados con las cosas que le interesan a los niños o con lo que están estudiando en la escuela. Decore el rincón con las ilustraciones o los escritos de su hijo. Coloque un reproductor de CD o casetes cerca para escuchar los libros de audio.

Aliente a los niños para que creen el material de lectura. Establezca un centro de arte y escritura y aliente a los niños para que hagan libros, afiches o collages que decoran con sus propias imágenes y escritos. A los niños les encanta leer lo que han escrito o compartir sus creaciones con su familia y sus amigos.

Tenga en cuenta el ambiente.

Otras formas de alentar a los niños para que lean:

  • Bríndele a su hijo un espacio especial y acogedor y un momento tranquilo todos los días para leer o escribir.
  • Limite el tiempo que pasan los niños frente a una pantalla (como la TV, la computadora y los videojuegos) para asegurarse de que tengan tiempo para la lectura.
  • Asegúrese de que las actividades de lectura estén siempre centradas en la familia y participe activamente para orientar a su hijo sobre las actividades de lectura y los medios de comunicación. Incluso con el amplio uso de la tecnología hoy en día, los padres pueden decidir en qué medida permitir que los medios de comunicación intervengan en la hora de lectura. Leer libros electrónicos no implica sacrificar el tiempo que su hijo pasa en su regazo. Asegúrese de acomodarse para leer una historia con frecuencia, en cualquier formato.
  • Lean juntos. Ofrézcase para leer un libro en voz alta o pídale a su hijo que le lea una de sus revistas favoritas. Haga que se convierta en costumbre el sentarse juntos mientras cada uno lee su propio libro y comparte un momento de tranquilidad.

Revisado por: Carol A. Quick, EdD
Fecha de la revisión: mayo de 2013



Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses and treatment, consult your doctor.

© 1995–2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.