Safety and Wellness

Ambliopía

Read this in English(Amblyopia)

No es una coincidencia que tantos niños con ambliopía cuenten que tienen problemas con la tarea de la escuela o en gimnasia. Ambliopía, un problema en la manera en que el cerebro interpreta imágenes visuales de un ojo o de ambos, hace que sea más difícil hacer actividades como leer una pizarra desde cierta distancia o atrapar una pelota.

Con frecuencia, la ambliopía no se detecta durante meses o incluso años porque los padres atribuyen las malas calificaciones o falta de atletismo a que el niño no tiene talento en esas ramas. Pero a veces la solución es tan simple como visitar al oftalmólogo.

El tratamiento para la ambliopía puede corregir la manera en que el cerebro procesa las imágenes visuales y, de esta forma, fortalecer la visión. Mientras más temprano comience el tratamiento, mejor. Esperar o no recibir un diagnóstico correcto para un niño podría causar pérdida irreversible de la visión en el futuro.

Acerca de la ambliopía

La ambliopía u "ojo perezoso" es una afección en la cual el ojo y el cerebro no están trabajando juntos como deberían.

Desde el nacimiento hasta los 6 años de edad, aproximadamente, se forman las conexiones vitales entre los ojos y el cerebro del niño. Todo lo que bloquee o haga borrosa la visión en un ojo o en ambos después podría inhibir o bloquear el desarrollo de estas conexiones. Esto puede causar que el cerebro no reconozca completamente las imágenes observadas por un ojo o por ambos.

Cuando esto sucede, el cerebro comienza a ignorar o a suprimir las imágenes observadas por el ojo sano, y el ojo se debilita y pierde la fuerza de la visión (agudeza). Este ojo se refiere como "ambliópico".

Causas

La causa más común de ambliopía es el estrabismo o desvío de uno o ambos ojos hacia adentro (denominado esotropía), hacia afuera (denominado exotropía), hacia arriba (hipertropia) o hacia abajo (hipotropia).

Cuando los ojos están desalineados, el ojo que está alineado o más alineado se vuelve dominante. La capacidad de la visión (agudeza) del ojo sano permanece normal porque el ojo y su conexión con el cerebro funcionan de forma normal. Sin embargo, el ojo desalineado o más débil no enfoca correctamente y el cerebro suprime o ignora su señal, lo que eventualmente produce ambliopía.

No todos los niños con ambliopía tienen ojos cruzados o desviados, de hecho, muchos tienen ojos correctamente alineados. Por lo general la ambliopía es el resultado de una anormalidad anatómica o estructural que interfiere con la visión o la bloquea, como un párpado caído o una catarata.

Otra causa de ambliopía es la hipermetropía grave (hiperopia) o la miopía o el astigmatismo (una forma de visión borrosa). Estos problemas de la visión ("errores de refracción") causan que la visión sea borrosa y estas imágenes borrosas se envían al cerebro. Con el tiempo, el cerebro comienza a ignorar o a suprimir estas imágenes poco claras, lo que causa ambliopía en un ojo o en ambos.

Otra causa podría ser tener diferentes capacidad de visión en cada ojo, una afección conocida como anisometropía. Cuando un ojo ve con mayor claridad que el otro, el cerebro puede ignorar o suprimir la visión del ojo con visión borrosa.

La genética también desempeña un papel. La ambliopía tiende a transmitirse en las familias. También es más común en niños de nacimiento prematuro o en aquellos afectados por retrasos en el desarrollo.

Signos y síntomas

La mayoría de los niños con ambliopía no se quejarán de problemas de visión. Con el tiempo, se acostumbran a tener buena visión en un ojo y mala visión en el otro.

Por lo general uno de los padres o la maestra detectan que el niño se está esforzando por un problema de visión, ya sea que noten ojos cruzados, bizquera frecuente o inclinación de la cabeza para ver mejor. Algunos niños demostrarán una percepción de poca profundidad (estereopsis) y dificultad para ver en tres dimensiones.

Tratamiento

El tratamiento para la ambliopía implica forzar al cerebro a prestar atención a las imágenes del ojo ambliópico o más débil para que la visión en ese ojo se vuelva más fuerte. Esto se realiza mediante anteojos, parches oculares o gotas, cirugía o una combinación de estos tratamientos:

  • Anteojos. Los anteojos se recetan cuando la causa de la ambliopía son errores graves de refracción o anisometropía (cuando un ojo ve con más claridad que el otro). Los anteojos ayudan a enviar imágenes claras y enfocadas en el cerebro, que le dirán que "encienda" el ojo más débil. Esto le permite al cerebro usar los ojos juntos y desarrollar una visión normal.
  • Parches. En muchos casos, los niños afectados por ambliopía deben usar un parche ocular opaco en el ojo más fuerte o no afectado. El parche se usa entre 2 y 6 horas al día cuando el niño está despierto durante varios meses o años, según la gravedad de la afección. Hay dos tipos de parches oculares: el primer tipo funciona como un apósito protector y se coloca directamente sobre el ojo. El segundo tipo, diseñado específicamente para niños que usan anteojos, es un parche de tela que se coloca de manera segura sobre una lente.
    Para los padres, puede ser todo un desafío lograr el uso de un parche ocular. Pero por lo general los niños se adaptan bien a un período inicial de ajuste y el parche se vuelve simplemente parte de su día. Mientras tanto, distraerse con un juguete nuevo o fascinante, ir al parque o simplemente jugar al aire libre puede ayudar a los niños a olvidar que están usando un parche ocular.
  • Gotas de atropina. En ocasiones, pese a los mejores esfuerzos de los padres, algunos niños simplemente se rehúsan a usar el parche ocular. En estos casos, se pueden usar gotas de atropina como una alternativa a los parches. De la misma manera que un parche bloquea la visión en el ojo alineado o no afectado, las gotas de atropina harán que el ojo fuerte tenga una visión temporal borrosa, lo que obligará al cerebro a reconocer las imágenes que ve el ojo débil.
  • Cirugía. Si el estrabismo es la causa de la ambliopía de un niño y el tratamiento con anteojos, parches o gotas no mejora la alineación de los ojos, la cirugía del músculo ocular puede ser una opción. También se puede realizar cirugía si la ambliopía es causada por un párpado caído o una catarata.

    La cirugía consiste en aflojar o ajustar los músculos que causan el desvío del ojo. Si bien es una medida invasiva, la cirugía se considera segura y efectiva y por lo general no requiere hospitalización.

Exámenes oculares fundamentales para niños pequeños y preescolares

Los niños alcanzan la madurez visual alrededor de los 8 años de edad; después de eso, los problemas de visión pueden ser más difíciles de tratar. Cuanto antes se diagnostique y trate la ambliopía, mejores serán las posibilidades de recuperar la visión y evitar la pérdida permanente de la visión.

A veces no hay signos aparentes de un problema de visión, por lo que es importante que se realicen exámenes de la visión a los niños tempranamente. Estos exámenes deben comenzar en los primeros años y en los años preescolares para detectar los problemas antes de que el niño alcance su madurez visual.

La mayoría de los exámenes de la visión se realizan en el consultorio del pediatra o en la escuela por el enfermero escolar. Si se detectan problemas, su hijo recibirá la referencia de un oftalmólogo pediatra para realizar más evaluaciones y llevar a cabo un tratamiento.

Si se le debe realizar a su hijo un examen de la visión, llame a su médico para programarlo.

Revisado por: Jonathan H. Salvin, MD
Fecha de revisión: septiembre de 2011



Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses and treatment, consult your doctor.

© 1995–2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.