Safety and Wellness

Psoriasis

Read this in English

(Psoriasis)

Cuando Jackie tenía 15 años, las manchas que tenía en la piel cercana a los codos se volvieron gruesas y rojas y comenzaron a provocarle comezón. A veces, mejoraba un poco. Otras veces, empeoraba. Pero parecía que las manchas nunca desaparecían.

Su médico le dijo que tenía una enfermedad llamada psoriasis. Le recomendó una crema que se vende con receta y que saliera al aire libre temprano por la mañana, durante 20 minutos, antes de que los rayos del sol quemaran demasiado.

¿Qué es la psoriasis?

PsoriasisLa psoriasis es una enfermedad que provoca la acumulación de células dérmicas en la superficie de la piel. Allí es donde se forman manchas rojas que provocan comezón (llamadas placas) y escamas gruesas. La psoriasis puede manifestarse en cualquier parte del cuerpo, pero generalmente se localiza en el cuero cabelludo, las rodillas, los codos y el torso.

Esta enfermedad puede mejorar y luego volver a empeorar. Es posible que parezca desaparecer y luego reaparezca. No obstante, una vez que se manifiesta, la tendencia a sufrir brotes no suele desaparecer de forma permanente. Para muchas personas, la psoriasis no presenta un gran problema. Para otras, puede ser bastante grave.

Hasta ahora no existe cura para la psoriasis, pero existen buenas opciones para su tratamiento. Comer alimentos saludables, utilizar humectantes y mantener el peso dentro de un rango normal resulta útil para algunas personas. Sin embargo, si la psoriasis empeora, la mayoría de las personas necesitan consultar al médico.

¿Cuáles son las causas de la psoriasis?

Los médicos no conocen con seguridad la causa de la psoriasis, pero sí saben cómo es el mecanismo de la enfermedad. Nuestra sangre posee un tipo de glóbulos blancos llamados linfocitos T (o células T). Estas células forman parte del sistema inmunológico. Viajan a través del torrente sanguíneo y combaten bacterias, virus y otros organismos que provocan enfermedades. La psoriasis hace que los linfocitos T ataquen equivocadamente la piel sana, como si trataran de combatir una infección o curar una herida.

Cuando la psoriasis hace que los linfocitos T ataquen la piel sana, el sistema inmunológico reacciona del mismo modo que con las heridas o infecciones: envía más sangre a la zona afectada para producir células de la piel y glóbulos blancos.

Las células dérmicas se forman en las capas más profundas de la piel. Generalmente, tardan alrededor de un mes en llegar a la superficie. Una vez que están allí, mueren y se recambian. Cuando una persona tiene psoriasis, este proceso se acelera. Las células de la piel llegan a la superficie en unos pocos días en lugar de un mes.

La piel muerta y los glóbulos blancos no se desprenden con la rapidez suficiente. En cambio, se acumulan en la superficie de la piel en forma de manchas rojas y gruesas. A medida que las células de la piel mueren, forman escamas plateadas que más tarde se desprenden.

La psoriasis no se contagia de una persona a otra. En cambio, es posible heredar ciertos genes que te hacen más susceptible a contraerla. Alrededor del 40% de las personas que padecen psoriasis tienen un familiar que también sufre esta enfermedad.

A continuación, se describen algunos factores que pueden incrementar las probabilidades de un brote de psoriasis:

  • Infecciones. La faringitis estreptocócica, los resfriados y otras enfermedades infecciosas provocan respuesta del sistema inmunológico, lo que aumenta las probabilidades de un brote de psoriasis.
  • Obesidad. Las placas características de distintos tipos de psoriasis suelen aparecer en los pliegues de la piel.
  • Estrés. Un nivel de estrés alto puede afectar el sistema inmunológico y empeorar los síntomas de la psoriasis.
  • Algunos medicamentos. Se ha demostrado que el litio, los betabloqueadores para la presión arterial elevada y los medicamentos para la prevención de la malaria aumentan el riesgo de desarrollar psoriasis.
  • Irritaciones de la piel. Los cortes, los arañazos, las quemaduras solares, las erupciones y otras irritaciones que afectan la piel pueden aumentar las probabilidades de un brote de psoriasis.
  • Clima frío. En el invierno, por lo general, las personas pasan más tiempo dentro de la casa y toman menos sol. La exposición moderada a la luz solar puede ayudar a mejorar la psoriasis.

¿Qué síntomas indican que una persona padece esta enfermedad?

Es probable que las personas que padecen psoriasis presenten uno o más de los siguientes síntomas:

  • manchas rojas elevadas en la piel con escamas plateadas
  • piel seca y agrietada que puede sangrar por momentos
  • comezón, dolor o sensación de ardor en la zona afectada
  • uñas gruesas con depresiones o hendiduras

Existen distintos tipos de psoriasis:

  • La psoriasis en placas constituye el tipo más común. Este tipo de psoriasis hace que la piel se cubra de manchas rojas y secas (placas) y escamas plateadas. Las placas pueden aparecer en cualquier zona de la piel, pero lo hacen con más frecuencia en las rodillas, los codos, la zona lumbar y el cuero cabelludo. Pueden provocar comezón y dolor, y también agrietarse y sangrar.
  • La psoriasis en gotas afecta con mayor frecuencia a personas menores de 30 años. Suele manifestarse después de padecer una enfermedad, especialmente la faringitis estreptocócica. Este tipo de psoriasis provoca la aparición de pequeñas manchas rojas en la piel, por lo general, en el torso, los brazos y las piernas. Las manchas también puede aparecer en la cara, el cuero cabelludo y las orejas.
  • La psoriasis invertida provoca la aparición de manchas rojas y lisas en la piel, que parecen abiertas y dolorosas. Las manchas se desarrollan en partes del cuerpo donde las superficies de la piel entran en contacto entre sí, como las axilas, las nalgas, los párpados superiores, la ingle y los genitales o, en las mujeres, debajo de los senos. El sobrepeso aumenta el riesgo de desarrollar psoriasis invertida.
  • La psoriasis pustulosa hace que la piel presente enrojecimiento, comezón, inflamación y se cubra de protuberancias con pus. Por lo general, afecta las plantas de los pies o las palmas de las manos. Si la psoriasis pustulosa afecta más partes del cuerpo, la persona que la padece puede presentar fiebre, escalofríos y sentir cansancio. Este tipo de psoriasis es menos común.
  • La psoriasis eritrodérmica es poco frecuente. En este caso, la psoriasis se presenta con una erupción de color rojo intenso, con aspecto de quemadura solar, que cubre zonas extensas del cuerpo. Además de sentir comezón, y posiblemente dolor, las personas que padecen este tipo de psoriasis pueden presentar un ritmo cardíaco acelerado y cambios en la temperatura corporal.

¿Cómo se diagnostica la psoriasis?

Si piensas que tienes psoriasis, es aconsejable que visites a un médico. Te revisará la piel, el cuero cabelludo y las uñas. El médico también te hará algunas preguntas: si algún integrante de tu familia tiene psoriasis, si te has enfermado recientemente o si has comenzado a tomar un medicamento nuevo.

Ocasionalmente, es posible que el médico tome una pequeña muestra de piel (llamada biopsia) para examinarla con mayor detalle. La biopsia permite que los médicos determinen si una persona tiene psoriasis u otra enfermedad con síntomas similares.

¿Cuál es el tratamiento para la psoriasis?

Existen muchas formas de tratar la psoriasis. Existen distintos tipos de tratamiento según el paciente, por lo tanto, los médicos suelen probar varios tratamientos para determinar cuál es el más conveniente:

  • Cremas, lociones y ungüentos. Los humectantes, las cremas que se venden con receta (como los corticosteroides), las cremas con vitamina D, los champús elaborados con ácido salicílico y el alquitrán de hulla pueden resultar útiles para el tratamiento de distintos tipos de psoriasis de leves a moderadas.
  • Terapia con luz (también conocida como fototerapia). A veces, la luz ultravioleta solar o artificial puede ayudar a tratar los síntomas de la psoriasis. Es posible que el médico te recomiende salir al aire libre durante períodos cortos, aunque la exposición en exceso a la luz del sol podría empeorar la psoriasis. Por lo tanto, esta opción no resulta útil para todas las personas. También es posible que los médicos receten tratamientos que utilizan una luz especial.
  • Píldoras o medicamentos inyectables. Los médicos suelen recetar estos tratamientos para la psoriasis severa o los cuadros de psoriasis que no responden a otros tratamientos. Incluyen píldoras, inyecciones y medicamentos administrados en forma endovenosa. Dado que estos tratamientos pueden presentar efectos secundarios, los médicos suelen administrarlos sólo durante períodos breves.

Es posible que el médico pruebe un tratamiento durante un tiempo y luego lo cambie por otro. O también puede combinar distintos tratamientos. El objetivo es encontrar el mejor tratamiento para cada persona.

A veces, lo que funciona por un tiempo puede dejar de funcionar en el futuro. Por este motivo, es muy importante trabajar en colaboración con el médico. El cambio constante de tratamientos puede provocar un poco de frustración, pero la mayoría de la gente termina encontrando el tratamiento más adecuado.

Las elecciones saludables pueden contribuir a mejorar la psoriasis. Estas son algunas de las cosas que puedes hacer:

  • Si fumas, deja de hacerlo inmediatamente. El tabaco puede provocar brotes de psoriasis en algunas personas.
  • Evita el consumo de alcohol. Puede disminuir la efectividad del tratamiento para la psoriasis.
  • Come alimentos sanos. Comer muchas frutas y verduras puede ayudarte a evitar enfermedades que desencadenan la psoriasis.
  • Mantén un peso saludable. Así disminuye el riesgo de psoriasis invertida.
  • Mantén la piel limpia y bien humectada. Los baños diarios con sales de baño o aceites y la aplicación posterior de un humectante pueden ayudarte a aliviar los síntomas de la psoriasis.

Es posible que las personas que sufren psoriasis se sientan avergonzadas acerca de su apariencia. Este es uno de los motivos por los cuales recurren a un terapeuta capacitado o se unen a un grupo de apoyo, integrado por personas que comprenden la situación por la que están atravesando.

La clave para el tratamiento de la psoriasis es respetar todas las indicaciones del médico. Si esto incluye la aplicación de ungüento dos veces por día, busca una forma de recordarte a ti mismo que debes hacerlo (por ejemplo, configurando la alarma de tu teléfono) para no olvidarte. El tratamiento de la psoriasis exige que te mantengas concentrado, incluso cuando te sientes bien.

Revisado por: Patrice Hyde, MD
Fecha de revisión: diciembre de 2011



Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses and treatment, consult your doctor.

© 1995–2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.