Safety and Wellness

Actividades extraacadémicas

Read this article in English

(Extracurricular Activities)

¿Aburrido? ¿Buscando un nuevo desafío?

Puedes ver baloncesto, béisbol, atletismo, gimnasia, tenis, aeróbic, voleibol y levantamiento de pesas en ESPN Deportes, o puedes salir afuera y disfrutar de estos deportes uniéndote al equipo de tu centro de estudios. ¿No te van los deportes de equipo? Entonces existe el club de francés, el grupo de discusión, la asociación de ajedrez, el consejo de estudiantes, la radio y/o el periódico de tu centro de estudios, el anuario estudiantil, la asociación ecologista, el club de estudiantes, el coro, la asociación de fotografía, la Asociación de Estudiantes contra Decisiones Destructivas, la banda de jazz, la asociación de informática y muchas cosas más.

Que existan tantas opciones entre las que elegir puede parecerte agobiante, pero participar en nuevas actividades con gente nueva es una forma divertida de afrontar nuevos desafíos. He aquí algunos aspectos fundamentales y ventajas de participar en este tipo de actividades.

Ventajas de las actividades extraacadémicas

Entonces, ¿qué pueden ofrecerte este tipo de actividades? Explorar tus intereses físicos, creativos, sociales, políticos y profesionales con personas de ideas afines. Harás amigos: probar algo diferente puede ponerte en contacto con personas que no sabías que compartían tus intereses y curiosidades.

Puedes participar en grupos como una forma de obtener apoyo procedente de otros estudiantes con quienes compartas antecedentes, como las asociaciones de latinos o de judíos. Un grupo, club o asociación también puede ser una forma estupenda de conocer gente que sea diferente. Muchos programas juveniles reúnen a personas diferentes como una vía para romper las barreras que se interponen entre la gente. Mark, un estudiante de los últimos cursos de secundaria que vive en Washington, DC, lo descubrió cuando participó como voluntario en un grupo que utilizaba el béisbol para unir a niños con necesidades educativas especiales y/o discapacitados con niños de educación ordinaria.

El hecho de participar en actividades extraacadémicas también puede ayudarte de otras formas: queda muy bien en las solicitudes de plaza universitaria o de un puesto de trabajo, ya que muestra a quienes las reciben que eres una persona responsable y equilibrada. El hecho de haber participado en actividades concretas puede ayudarte a conseguir objetivos específicos; por ejemplo, si quieres enseñar francés o conseguir un empleo bilingüe, haber sido el presidente del club de francés mostrará el alcance de tu compromiso.

La razón fundamental de formar parte de un club, equipo o asociación es que te ofrece algo mejor que quedarte mirando la pared, paseando por el pasillo o durmiendo toda la tarde. Las personas que participan y se involucran en este tipo de actividades tienen menos probabilidades de adquirir malos hábitos y desarrollar adicciones, como, por ejemplo, al tabaco o al alcohol.

Encontrar la actividad adecuada para ti

Repasa atentamente las actividades que ofrece tu centro de estudios y escucha las experiencias de otros alumnos que hayan participado en ellas para encontrar una actividad que satisfaga tus necesidades. Reflexiona sobre tus intereses, habilidades y horario disponible. ¿Se ha cansado tu hermana de jugar contigo al ajedrez? ¿Te gustaría disponer de más tiempo para utilizar el ordenador? ¿Estas harto de hacer tiros libres a solas? ¿Te apetece hacer nuevos amigos o recibir apoyo? ¿Necesitas hacer más interesante tu solicitud para acceder a la universidad? No te limites a lo familiar y conocido: prueba algo nuevo.

Piensa en los distintos papeles que puedes desempeñar dentro de los grupos que tal vez te interese probar (presidente, capitán, miembro, líder, persona de apoyo). Todos los papeles son importantes. El hecho de ser presidente enseña liderazgo y habilidades de dirección, pero implica una mayor responsabilidad; ser miembro del grupo facilita una mayor estructura y resulta menos estresante. También puedes ofrecer tus habilidades en áreas necesarias, como utilizar tus dotes financieras para ser tesorero.

Cómo inscribirte

Al principio del curso escolar, los profesores y directores a menudo disponen de una lista de actividades para que se inscriban los alumnos o anuncian a sus alumnos las actividades en que ellos van a participar; por ejemplo, el profesor de historia podría ser el adulto responsable del grupo de discusión. Fíjate en los tablones de anuncios y el periódico o la revista de tu centro de estudios. Pregunta a tus amigos cuál es la actividad que les gusta más. Puedes inscribirte a principio de curso o bien esperar a saber cómo quedará tu horario académico para inscribirte más adelante.

Formula preguntas al adulto responsable de la actividad antes de inscribirte. Entre estas preguntas, pueden incluirse las siguientes:

  • Edad. Es posible que los participantes deban tener una edad determinada o estar en determinado curso para poder participar en la actividad.
  • Precio. ¿Hace falta pagar para participar en la actividad? ¿Cuánto? ¿Hay cuotas para las salidas, uniformes, vestuario u otros gastos? Es posible que te pidan que ayudes en colectas de fondos de la actividad.
  • Reconocimiento físico. Si quieres participar en un equipo deportivo, es posible que debas someterte a un reconocimiento físico. Es posible que tu pediatra o médico de familia te ayude a decidir si participar en un quipo deportivo es lo que más te conviene.
  • Calificaciones. Muchos grupos requieren una calificación media mínima para poderse inscribir.
  • Horario. Si participas en un deporte competitivo, deberás disponer de tiempo para los entrenamientos y los partidos. También necesitarás tiempo para prepararte desde el punto de vista emocional antes de los partidos y para tomarte una pizza con el equipo después de los mismos. Los miembros del equipo suelen tener la responsabilidad de prepararse para los partidos y de ayudar de otras formas. Muchas asociaciones estudiantiles se reúnen tan poco frecuentemente como una vez cada varias semanas, pero algunos equipos deportivos entrenan diariamente después de las clases y también se reúnen los fines de semana.

Cada centro de estudios ofrece su propia y exclusiva variedad de actividades, pero si en tu centro no encuentras lo que buscas, prueba en un centro social o preséntate como voluntario en una organización o empresa sin fines de lucro. Considera también la posibilidad de participar en organizaciones como "Jóvenes en Acción", un grupo de adolescentes dispuestos a participar en proyectos relacionados con servicios.

¿Un exceso de algo bueno?

Es fácil inscribirse en demasiadas actividades interesentes. Formula todas las preguntas que quieras antes de inscribirte. Analiza tu horario escolar, tu horario de trabajo y el de otras actividades que te interesan e intenta planificar las cosas de una forma realista. ¿Tienes en este semestre una asignatura que requiere muchas horas de estudio? ¿Necesitas centrarte en las notas? ¿Pasa el autobús solo una vez por hora cuando acabas los entrenamientos en vez de cada quince minutos? ¿Tendrás tiempo para comer, dormir y relajarte? Todo el mundo necesita momentos de inactividad para tomarse respiros. Si una actividad añade mucho estrés a tu vida, esa actividad no te conviene.

Una vez te hayas inscrito en una actividad, si te estresa, reconsidera tu decisión. Es importante mantener un equilibrio entre los estudios, las actividades extraacadémicas, el trabajo (en el caso de que lo compatibilices con los estudios), la vida social y la salud. Si te inscribes en un club o asociación y más adelante averiguas que necesitas dejarla por cualquier motivo, habla con el adulto responsable o el entrenador. Sé directo y educado cuando le expliques tu situación y cómo te sientes. Es posible que no hayas tomado una decisión adecuada para ti o que te exija demasiado tiempo. Tal vez puedas participar de una forma que implique menos tiempo o reinscribirte más adelante. No ayudarás al grupo ni te ayudarás a ti si tienes que hacer los deberes a prisa y corriendo durante la época competitiva o te quedas dormido durante los entrenamientos. Saber decir "no" es posible que sea la forma más madura y responsable de actuar.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: septiembre de 2013



Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses and treatment, consult your doctor.

© 1995–2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.