Safety and Wellness

Análisis de sangre: tiempo de protrombina (TP)

Read this article in English

(Blood Test: Prothrombin Time (PT))

Qué es

Un análisis de tiempo de protrombina (TP) mide el tiempo en que se forma un coágulo en una muestra de sangre. Un coágulo es como un grumo espeso de sangre que el cuerpo produce para sellar las pérdidas de sangre causadas por heridas, cortes o raspaduras, y evitar el sangrado excesivo.

La capacidad de coagulación de la sangre es un proceso complejo donde intervienen las plaquetas (también denominadas "trombocitos") y unas proteínas llamadas "factores coagulación". Las plaquetas son células con forma de óvalo que se producen en la médula ósea. La mayoría de los factores de coagulación se generan en el hígado.

Cuando los vasos sanguíneos se lesionan, las plaquetas son las primeras en llegar al área de la lesión para sellar la pérdida y reducir o detener temporalmente el sangrado. Pero para que el coágulo sea firme y estable, es necesario que intervengan los factores de coagulación.

Los doce factores de coagulación del organismo se enumeran con números romanos (la protrombina es el factor II). Estos factores actúan juntos en una secuencia especializada, casi como las piezas de un rompecabezas. El coágulo se forma al colocarse la última pieza. Pero si falta una pieza, o ésta es defectuosa, el coágulo no puede formarse.

El análisis de TP se puede utilizar para evaluar la actividad de cinco factores de coagulación diferentes (I, II, V, VII y X). El tiempo de coagulación se alarga si alguno de estos factores no se encuentra, es deficiente o defectuoso. Si el proceso de coagulación de la sangre lleva mucho tiempo durante un análisis de TP, puede ser una señal de lo siguiente:

  • una deficiencia hereditaria de los factores de coagulación (tales como trastornos hemorrágicos, hemofilia y la enfermedad de von Willebrand)
  • una enfermedad hepática (ya que la mayoría de los factores de coagulación se generan en el hígado)
  • una deficiencia de vitamina K (ya que la vitamina K es un componente necesario de varios factores de coagulación)
  • una terapia con warfarina, un medicamento anticoagulante
  • ciertas afecciones médicas en las cuales el cuerpo utiliza o destruye los factores de coagulación demasiado rápido

Por qué se realiza

Es posible que los médicos indiquen llevar a cabo un análisis TP como parte de una evaluación para identificar la existencia de un trastorno hemorrágico. Los síntomas suelen ser los siguientes: facilidad de que aparezcan moretones, sangrado prolongado de la nariz, sangrado excesivo después de un procedimiento dental, sangrado excesivo durante la menstruación, sangre en la orina, o hinchazón o dolor en las articulaciones.

Aunque no haya síntomas, los médicos suelen utilizar este análisis TP para asegurarse de que la capacidad de coagulación sea normal antes de que el paciente se someta a cirugía.

El análisis también suele indicarse para controlar la capacidad de coagulación de las personas que sufren enfermedades hepáticas o tienen una deficiencia de vitamina K.

El análisis de tiempo de protrombina también es útil para controlar los efectos del anticoagulante warfarina. Los medicamentos anticoagulantes suelen recetarse a pacientes que han sufrido un ataque cardíaco o que tienen una válvula artificial en el corazón. Dado que la dosis es fundamental —se debe dar una cantidad suficiente de medicamento para evitar la formación de coágulos, pero no tanto como para que cause una hemorragia excesiva—, se requiere un control estricto.

En muchos casos, el análisis de TP se realiza junto con un análisis de tiempo de protrombina parcial (TTP), para que los médicos puedan tener un panorama más claro y completo del funcionamiento del factor de coagulación.

Preparación

Para este análisis TP, no es necesario realizar ningún tipo de preparación. Si su hijo toma una dosis diaria de anticoagulante, pregúntele al médico si debe cambiar el horario en el cual toma el medicamento como preparación para el análisis.

El día del análisis, es aconsejable que su hijo lleve una camisa de mangas cortas para facilitar la tarea del personal encargado de la extracción de sangre.

El procedimiento

En general, un profesional extraerá sangre de una vena. Se limpia la superficie de la piel con un antiséptico y se coloca una banda elástica (torniquete) alrededor del brazo para ejercer presión y lograr que las venas se hinchen con sangre. A continuación, se inserta una aguja en la vena (por lo general, a la altura del codo en la parte interna del brazo, o en el dorso de la mano) y se extrae sangre que se recoge en un vial o una jeringa. El vial contiene una sustancia química que impide la coagulación de la sangre hasta que se inicia el análisis.

Después del procedimiento, se retira la banda elástica. Una vez extraída la sangre, se retira la aguja y se cubre la zona con algodón o una venda para detener el sangrado. La recolección de sangre para este análisis sólo demora unos minutos.

análisis de sangre

Qué esperar

La toma de una muestra de sangre sólo provoca molestias temporales y se puede sentir un pequeño pinchazo. Después de la extracción, es posible que se forme un pequeño moretón, que desaparecerá más o menos en un día.

Obtención de los resultados

El análisis de tiempo de protrombina se mide en segundos. Los resultados se comparan con el tiempo medio de coagulación de niños sanos.

Este tiempo de coagulación es mayor en las personas que toman medicamentos anticoagulantes. La muestra de la sangre será procesada por una máquina y los resultados están generalmente disponibles después de unas horas o al día siguiente.

Riesgos

El análisis de TP se considera un procedimiento seguro. Sin embargo, al igual que con muchos otros análisis, es posible que surjan algunos problemas, como los siguientes, al extraer sangre:

  • desmayos o mareos
  • hematomas (acumulación de sangre debajo de la piel que provoca un moretón o un bulto)
  • dolor por los pinchazos para encontrar la vena

Ayudar a su hijo

Las extracciones de sangre son bastante indoloras. Aun así, muchos niños les temen a las agujas. Si le explica el procedimiento en palabras que su hijo pueda comprender, lo ayudará a aliviar sus miedos.

Permita que su hijo le pregunte al profesional todas las dudas que pueda tener. Dígale que intente relajarse y que se quede quieto durante el procedimiento, ya que si tensa los músculos o se mueve, la extracción resultará más complicada y más dolorosa. También puede ayudar que su hijo no mire cuando lo pinchan con la aguja.

Si tiene alguna pregunta

Si tiene preguntas acerca del análisis de TP, hable con su médico.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: marzo de 2011



Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses and treatment, consult your doctor.

© 1995–2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.