Safety and Wellness

Tomografía computada: cuello

Read this in English

(CAT Scan: Neck)

Qué es

Una tomografía computada es un estudio indoloro en el que se utiliza una máquina de rayos X especializada para obtener imágenes de los tejidos blandos y los órganos del cuello, lo cual incluye los músculos, la garganta, las amígdalas, las adenoides, las vías aéreas, la tiroides y otras glándulas. También es posible ver los vasos sanguíneos y la parte superior de la médula espinal.

La máquina, que tiene forma de anillo, rodea el cuello y toma imágenes para ofrecer cortes de las estructuras internas desde varios ángulos. Estas imágenes se envían a una computadora que las registra. También puede agruparlas para conformar imágenes tridimensionales (3D). Las tomografías computadas, que también reciben el nombre de "tomografías axiales computadas" o simplemente "tomografías", son realizadas por técnicos.

tomografia computada cuello

Por qué se realiza

La tomografía del cuello permite detectar signos de enfermedades en la garganta y las zonas circundantes. Es posible que los médicos soliciten una tomografía computada para buscar signos de infección (como un absceso), una malformación de nacimiento, quistes o tumores.

Preparación

Su hijo tendrá que quitarse la ropa y los accesorios, y colocarse una bata de hospital, ya que los botones, los cierres, los broches o las alhajas pueden interferir con las imágenes.

Es posible que su hijo no deba beber ni comer nada unas horas antes de la tomografía para que el estómago esté vacío. El ayuno es obligatorio si su hijo debe ser sedado o debe tomar una solución de contraste, que permite resaltar algunas partes del cuerpo para que los médicos puedan ver con mayor detalle zonas específicas de la tomografía.

Si cree que su hija está embarazada, es importante que se lo haga saber al técnico o al médico, porque existe una pequeña probabilidad de que la radiación de la tomografía dañe al feto. Pero si la tomografía es indispensable, es posible tomar precauciones para proteger al feto.

Procedimiento

La tomografía en sí misma suele finalizar en aproximadamente 10 minutos. La duración total depende de la edad del paciente, de si es necesario o no administrar una solución de contraste y si es necesario o no sedar al paciente. La exposición real a la radiación dura mucho menos tiempo.

Su hijo entrará en una sala especial y se recostará boca arriba en una cama angosta. A veces, se coloca un soporte blando para sujetar la cabeza y el cuello a fin de evitar el movimiento, lo que provocaría una imagen borrosa.

Si es necesario utilizar una solución de contraste, se la puede administrar por medio de una vía intravenosa que se coloca en el brazo o la mano del paciente dentro de la zona de radiología. Cuando le coloquen la vía intravenosa, su hijo sentirá un pinchazo rápido, pero la solución no provoca dolor alguno mientras entra en las venas. Otra posibilidad es que su hijo reciba un líquido especial que deberá beber antes del procedimiento. A algunos niños no les agrada el gusto, pero es posible agregarle un sabor para que sea más rico.

El técnico colocará al niño en la posición adecuada, después se parará detrás de una pared o en la sala contigua para hacer funcionar la máquina mientras mira a su hijo a través de una ventana. El técnico hablará con su hijo a través de un intercomunicador. Usted podrá quedarse en la sala de tomografías junto con su hijo hasta que comience el estudio y, probablemente, durante el estudio. Si abandona la sala, estará junto con el técnico en una sala externa o quizás le pidan que espere en una sala de espera. Si permanece con el técnico, tendrá que usar un delantal de plomo para proteger algunas partes del cuerpo.

Si su hijo no es capaz de quedarse quieto para la tomografía, algo común en bebés y niños pequeños, será necesario sedarlo. Los medicamentos que se utilizan para sedarlo se administran por una vía intravenosa para ayudar a que los pacientes estén cómodos durante la tomografía.

Una vez que comienza el procedimiento, la mesa se mueve a través del orificio del centro del tomógrafo. Los niños mayores quizás deban contener la respiración y quedarse quietos durante unos segundos para evitar que las imágenes salgan borrosas.

Qué esperar

Su hijo no sentirá nada mientras le realizan la tomografía computada, pero es posible que escuche un zumbido mientras la máquina se encuentra en funcionamiento. Tal vez, la sala esté fría porque se utiliza aire acondicionado para mantener el equipo. A algunos niños les resulta incómodo quedarse quietos durante períodos de tiempo prolongados.

Una vez finalizada la tomografía, su hijo tendrá que esperar unos minutos para que el técnico revise la calidad de las imágenes. Si están borrosas, quizás sea necesario repetir algunas partes de la tomografía. Si su hijo debe ser sedado, el efecto de la medicina tardará un poco en desaparecer.

Obtención de los resultados

Las imágenes de la tomografía serán examinadas por un radiólogo (un médico especialmente entrenado para leer e interpretar las imágenes de rayos X). El radiólogo enviará un informe al médico, quien hablará con usted acerca de los resultados y le explicará qué significan.

Los resultados suelen estar listos en 1 ó 2 días. Si la tomografía se realizó por una emergencia, el resultado puede estar rápidamente. En la mayoría de los casos, los resultados no se pueden entregar directamente al paciente o a la familia en el momento del examen.

Riesgos

En general, aunque requieren más radiación que una radiografía común, las tomografías son muy seguras. Toda exposición a la radiación implica ciertos riesgos para el cuerpo, pero la cantidad que se utiliza en una tomografía no se considera peligrosa. Es importante saber que el técnico utilizará la cantidad mínima de radiación necesaria para obtener los mejores resultados.

Si su hija está embarazada, existe el riesgo de dañar al bebé en desarrollo; por lo tanto, es necesario tomar precauciones.

Las soluciones de contraste suelen ser seguras y tienen una muy baja probabilidad de reacciones alérgicas. Si la posibilidad de una alergia lo preocupa, hable con su médico.

Si su hijo debe ser sedado, existe una pequeña probabilidad de que respire más lentamente debido a los medicamentos. Si hay algún problema con los sedantes, el personal encargado de realizar la tomografía le brindará tratamiento inmediatamente.

Ayudar a su hijo

Puede ayudar a su hijo a prepararse para la tomografía de cuello explicándole en qué consiste el examen en palabras sencillas antes del procedimiento. Puede describir la sala y el equipo que se utilizará, y tranquilizar a su hijo explicándole que usted estará cerca. En el caso de niños mayores, asegúrese de explicarles la importancia de quedarse quietos para que la tomografía finalice rápidamente y no sea necesario repetir ninguna parte.

Si tiene alguna pregunta

Si tiene preguntas acerca de por qué es necesario realizar una tomografía computada del cuello, hable con su médico. También puede hablar con el técnico encargado de realizar la tomografía antes del procedimiento.

Revisado por: Kate M. Cronan, MD
Fecha de revisión: enero de 2009



Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses and treatment, consult your doctor.

© 1995–2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.