Safety and Wellness

Los niños y el ejercicio

Read this in English

La mayoría de los adultos relaciona el ejercicio con un gimnasio, pesas o una cinta de entrenamiento.

Pero para los niños, hacer ejercicio significa jugar y mantenerse físicamente activos. Los niños hacen ejercicio cuando tienen clase de gimnasia en la escuela, cuando practican fútbol o cuando tienen clase de baile. También hacen ejercicio cuando están en el recreo, andan en bicicleta o juegan a la mancha.

Los numerosos beneficios del ejercicio

Todas las personas pueden beneficiarse al hacer ejercicio de forma regular. Los niños que se mantienen activos tendrán:

  • músculos y huesos más fuertes
  • un cuerpo más delgado, ya que el ejercicio ayuda a controlar la grasa en el cuerpo
  • menos probabilidades de tener sobrepeso
  • menor riesgo de tener diabetes tipo 2
  • presión arterial y niveles de colesterol en sangre probablemente más bajos
  • una mejor actitud ante la vida

Además de disfrutar los beneficios que la práctica regular de ejercicio aporta a la salud, los niños que tienen buen estado físico duermen mejor y pueden enfrentar los desafíos físicos y emocionales con mayor eficacia (desde correr para alcanzar un autobús hasta estudiar para un examen).

Los tres elementos del estado físico

Si alguna vez observó a los niños en un área de juegos, seguramente habrá visto los tres elementos del estado físico en acción cuando:

  1. 1. corren para alejarse del niño que tiene "la mancha" (resistencia)
    2. atraviesan las barras para trepar (fuerza)
    3. se agachan para amarrarse los cordones (flexibilidad)

Los padres deben alentar a sus hijos a realizar varias actividades para que puedan poner en práctica los tres elementos.

La resistencia se adquiere cuando los niños realizan actividades aeróbicas con regularidad. Durante el ejercicio aeróbico, el corazón late más rápido y la persona respira con mayor intensidad. Cuando se practica de forma regular y con continuidad, la actividad aeróbica fortalece el corazón y mejora la habilidad del cuerpo de enviar oxígeno a todas las células.

El ejercicio aeróbico puede ser divertido tanto para adultos como para niños. Algunos ejemplos de actividades aeróbicas:

  • baloncesto
  • ciclismo
  • patinaje sobre hielo
  • patinaje en línea
  • fútbol
  • natación
  • tenis
  • caminar
  • trotar
  • correr

Aumentar la fuerza no significa levantar pesas. Aunque para algunos niños levantar pesas puede ser beneficioso, esta actividad se debe realizar bajo la supervisión de un adulto con experiencia que trabaje junto con ellos.

Sin embargo, la mayoría de los niños no necesita un programa de entrenamiento formal en levantamiento de pesas para aumentar la fuerza. Los distintos tipos de flexiones de brazos, las flexiones abdominales y otros ejercicios ayudan a tonificar y fortalecer los músculos. Los niños también incorporan actividades de fuerza en sus juegos cuando trepan, se paran de manos o juegan a la lucha.

Los ejercicios de elongación ayudan a mejorar la flexibilidad, lo cual facilita la flexión y el movimiento total de los músculos y las articulaciones. Todos los días, los niños buscan oportunidades de elongación cuando se estiran para alcanzar un juguete, se abren completamente de piernas o juegan a la carretilla.

El problema del sedentarismo

El porcentaje de niños y adolescentes obesos y con sobrepeso ha superado el doble de su valor durante los últimos 30 años. Aunque esta epidemia es producto de varios factores, es un hecho que los niños tienden cada vez más al sedentarismo. En otras palabras, pasan más tiempo sentados que antes.

Según la Fundación de la Familia Kaiser (Kaiser Family Foundation), el niño promedio mira aproximadamente 3 horas de televisión por día. Y el niño promedio pasa 5 horas y media frente a la pantalla de distintos medios (televisión, video y DVD, videojuegos y computadora fuera del horario escolar).

Una de las mejores formas para que los niños realicen más actividad es limitar el tiempo que utilizan para las actividades sedentarias, en especial, mirar televisión o jugar a los videojuegos. La Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) recomienda que los niños menores de 2 años no miren televisión y que los niños mayores de 2 años no miren más que de 1 a 2 horas de programación de calidad por día.

¿Cuánto ejercicio deben hacer?

Los padres deben asegurarse de que sus niños hagan suficiente ejercicio. Entonces, ¿cuánto es suficiente? Todos los niños mayores de 2 años deben hacer al menos 60 minutos de ejercicio moderado a enérgico, en lo posible todos los días de la semana o, en su defecto, la mayoría de ellos.

La Asociación Nacional para el Deporte y la Educación Física (National Association for Sport and Physical Education, NASPE) ofrece pautas detalladas de actividad para lactantes, niños pequeños y niños en edad preescolar:

Edad

Actividad diaria mínima

Comentarios

Lactantes

No hay requisitos específicos

La actividad física incentiva el desarrollo motor

Niños pequeños

1 hora y media

30 minutos de actividad física planificada Y 60 minutos de actividad física no planificada (juego libre)

Niños en edad preescolar

2 horas

60 minutos de actividad física planificada Y 60 minutos de actividad física no planificada (juego libre)

Niños en edad escolar

1 hora o más

Dividir en intervalos de 15 minutos o más

Los lactantes y los niños pequeños no deben permanecer inactivos durante mucho tiempo: no más de 1 hora a menos que estén durmiendo. Los niños en edad escolar no deben permanecer inactivos durante más de 2 horas.

Criar niños con estado físico

Combinar la actividad física regular con una dieta saludable es fundamental para lograr un estilo de vida saludable.

A continuación encontrará algunos consejos para criar niños en forma:

  • Ayude a su hijo a participar en varias actividades acorde a su edad.
  • Establezca un horario regular para la actividad física.
  • Incorpore la actividad física a los hábitos cotidianos, como usar escaleras en lugar de ascensor.
  • Adopte un estilo de vida más saludable: será un buen ejemplo a seguir para su familia.
  • Incorpore la diversión; de esta manera, su hijo seguramente deseará repetir la experiencia.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de la revisión: febrero de 2009



Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses and treatment, consult your doctor.

© 1995–2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.