Safety and Wellness

¿Qué son el triple y el cuádruple screening?

Read this in English

(What Is the Multiple Marker Test?)

Sobre el triple y el cuádruple screening

Entre la decimoquinta y la vigésima semanas de gestación, a las mujeres embarazadas se les suele ofrecer la posibilidad de someterse a un análisis de sangre denominado "triple screening" o "triple cribado". También se puede denominar "cuádruple screening" o "cuádruple cribado", en función de la cantidad de marcadores bioquímicos analizados, y se puede realizar junto con otros análisis de sangre y ecografías durante el primer trimestre de embarazo.

En esta prueba de cribado, se le extrae a la mujer una muestra de sangre para medir las concentraciones de:

  • hormona GCH (gonadotropina coriónica humana), producida por la placenta
  • estriol, producido por la placenta y el feto
  • alfafetoproteína (AFP), producida por el feto

A veces, en el cuádruple screening también se mide la concentración de inhibina A, producida por la placenta. Las concentraciones de estas sustancias en la sangre de una mujer embarazada pueden ayudar a los médicos a identificar el riesgo de un feto de presentar ciertas anomalías congénitas, incluyendo defectos del tubo neural (como la espina bífida) y anomalías cromosómicas (como el síndrome de Down).

Para interpretar los resultados de la prueba, los médicos tienen en cuenta factores como:

  • la edad, peso y origen étnico de la madre
  • si padece o no diabetes
  • si tiene un embarazo múltiple
  • la edad gestacional del feto

Muchas de estas variables repercuten sobre la concentración de las sustancias medidas y sobre la interpretación de los resultados, de ahí que la precisión de esta información sea fundamental. Si cualquiera de estos datos es erróneo, los resultados de la prueba también podrían serlo.

Obtener resultados anómalos

Si usted se ha sometido a un triple o un cuádruple screening y ha obtenido resultados anómalos, no es necesario que se preocupe todavía. Obtener un resultado anómalo no significa que el feto presente una anomalía congénita. La obtención de un resultado anómalo indicaría más bien que el feto se debería evaluar más a fondo.

Generalmente, cuando una mujer embarazada tiene una concentración elevada de AFP en sangre, lo que apuntaría a un posible riesgo de espina bífida u otros defectos del tubo neural, su médico solicitará una ecografía detallada para examinar al feto, incluyendo su cráneo y su columna vertebral. Además, la ecografía permitirá confirmar la edad fetal y si se trata de un embarazo simple o múltiple. El médico también planteará a la mujer la posibilidad de someterse a una amniocentesis, que es la extracción de una muestra de líquido amniótico del útero para analizarlo.

Si el resultado de la prueba de cribado indica una concentración baja de AFP y estriol y una concentración elevada de GCH e inhibina A, la mujer tendrá un riesgo incrementado de dar a luz a un bebé con síndrome de Down. El siguiente paso suele consistir en realizar una ecografía para confirmar la probable fecha del parto y detectar posibles anomalías. Lamentablemente, la ecografía no es una prueba demasiado fiable para detectar el síndrome de Down. Por este motivo, se suele ofrecer a las mujeres embarazadas la posibilidad de someterse a una amniocentesis a fin de hacer un estudio cromosómico de las células fetales presentes en el líquido amniótico.

En general, es importante que recuerde que el triple y el cuádruple screening solo son pruebas de cribado. Permiten identificar muchos fetos que tienen un riesgo incrementado de presentar ciertas anomalías congénitas, pero no permiten identificar a todos los fetos con ese tipo de anomalías. Un resultado anómalo no significa necesariamente que el feto vaya a presentar una anomalía congénita sino que es preciso proseguir con la evaluación.

Si tiene alguna pregunta o hay algo que le preocupa sobre estas pruebas de cribado, hable con su médico o consulte a un asesor genético.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de la revisión: mayo de 2010



Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses and treatment, consult your doctor.

© 1995–2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.