Safety and Wellness

Protegiendo su identidad y reputación en línea

Read this in English

(Protecting Your Identity and Reputation Online)

Ashley es una estudiante junior en bachillerato en Illinois. Ella y sus amigos utilizan el sitio de Internet “My Space” para comunicarse, pero ella tiene mucho cuidado con la información, fotos y comentarios que ella envía y expone - aunque ella ha elegido que su perfil sea privado, ella sabe que una vez que estás en línea, nada es realmente privado.

"Yo conozco a adolescentes que han sido expulsado de sus equipos de deporte por las fotos o el contenido inapropiado que han expuesto en sus perfiles” dice ella.

Su consejo es sencillo: “Usa tu inteligencia cuando pongas algo en la Internet, porque nunca sabes quién está leyendo la información que has escrito."

A partir de la primera vez que ingresas a una red social como Facebook o “MySpace”, seleccionas un nombre para mensajero instantáneo (Instant Messenger, IM), o colocas un “blog” sobre tu grupo musical favorito, ya has creado una identidad en línea.

Tu identidad en línea puede ser diferente de tu identidad en la realidad, a forma en que tus amigos, padres y maestros piensan sobre ti, y algunas partes de ella pueden ser inventadas. Quizás eres un poco tímido(a) en la vida real, pero en línea eres un bromista y tu símbolo es un comediante famoso. Quizás tus compañeros(as) de clase piensan que eres una estrella del futbol, pero en línea hablas de tu pasión por el ajedrez y el medio ambiente. Jugar y experimentar con varias características es parte de la diversión de estar en línea. Puedes cambiar tu apariencia, la forma en la que actúas o en la que te presentas a otros, y puedes aprender más sobre las cosas que te interesan. Y tal y como sucede en la vida real, puedes tomar medidas para asegurarte que tú tienes el control de la situación.

A continuación detallamos algunos puntos para proteger tu identidad y tu reputación en línea:

Recuerda que nada es temporal en línea. El mundo virtual está lleno de oportunidades para interactuar y compartir con personas alrededor del mundo. También es un lugar donde nada es temporal y donde nada puede deshacerse una vez que se envía o se exhibe. Mucho de lo que haces y dices en línea puede ser recuperado incluso aunque lo borres y es muy fácil que otras personas guarden, copien o envíen tu información.

Clasifica tu perfil como privado. Cualquier persona que acceda a tu perfil en una red social puede copiar o replicar la información y las fotos que tu no quieres que el mundo vea. No confíes en los sistemas de datos predeterminados (conocido como “default” en inglés) del sitio web que visites. Lee las instrucciones o guía de cada sitio web para asegurarte que estas haciendo todo lo posible por mantener tu información confidencial.

Protege tu contraseña y cámbiala con frecuencia. Si alguien ingresa en un sitio web y quiere hacerse pasar por ti, puede arruinar tu identidad. Escoge contraseñas que nadie pueda adivinar (no escojas el nombre de tu grupo musical favorito el cumpleaños de tu perro, intenta pensar en dos sustantivos diferentes e incluir un numero al azar), y cámbialas con frecuencia. Nunca compartas tu contraseña con otra persona que no sean tus padres o un adulto en quien confíes.

No exhibas comentarios o fotografías sexualmente provocativas. Ciertas cosas que pueden parecer divertidas o de moda para ti ahora puede ser que no sean tan bien aceptadas dentro de algunos años — o cuando un maestro, un oficial de admisiones o una persona que pudiera ofrecerte trabajo las lea. Una buena regla es: si te sentirías incomodo si tu abuela, entrenador o los padres de tu mejor amigo(a) lo vieran, probablemente no es algo que debas exhibir. Incluso aunque sea una página privada, pudiera ser visto sin permiso, copiado o enviado.

No respondas a peticiones inapropiadas. Las investigaciones demuestran que un alto porcentaje de adolescentes reciben mensajes inapropiados y solicitudes cuando están en línea. Estas solicitudes pueden atemorizar y pueden ser extrañas y vergonzosas. Si te sientes hostigado por un extraño o por un amigo en línea, comunícaselo cuanto antes a un adulto en quien confíes. Nunca es buena idea responder, ya que sólo empeorará las cosas y puede ser que digas algo que no querías decir.

Puedes reportar el comportamiento inapropiado o tus preocupaciones accediendo a www.cybertipline.org.

Toma tu tiempo para evitar reacciones. Si sientes la urgencia de eliminar a un mensajero enfadado (IM), o de responder a un comentario en un listado de mensajes en un blog, clasifica esta información bajo "nada es temporal en línea": Es una buena idea esperar unos minutos, calmarse y recordar que los comentarios pueden quedarse allí (con tu nombre de usuario allí mismo) mucho después de que te hayas calmado y quizás cambiado de opinión.

Puede que te sientas anónimo(o) o disfrazado(a) en los cuartos de charla, en las redes sociales o en otros sitios Web y esto puede generar comentarios denigrantes, ofensivos o abusivos hacia otra persona, o compartir fotos y comentarios de los que más adelante te arrepientas. Todos hemos oído el término de violencia en la Internet conocido en inglés como “cyberbullying” pero la mayoría de las personas piensan que el meterse con las personas en línea es algo que las personas hacen intencionadamente. Compartir cosas o dejar caer comentarios al azar cuando no estamos frente a frente a una persona puede doler lo mismo o incluso más. Y puede dañar la imagen que otros tengan de ti si lo descubren. Una buena regla para recordar es: Si no lo dirías, demostrarías o harías en persona, probablemente no quieras hacerlo en línea.

Aprende sobre los derechos de autor (Copyrights). Es una buena idea aprender sobre este tipo de leyes y asegurarte que no colocas, compartes o distribuyes material con derechos de autor, como canciones o archivos. Sabemos que quieres compartirlos pero no quieres hacer nada ilegal accidentalmente que pueda traerte problemas más adelante.

Chequea tu perfil. Probablemente ya hayas chequeado tu huella, aproximadamente la mitad de los usuarios en línea lo hacen. Intenta escribir tu identificación de usuario (“screen name” en inglés) o dirección de correo electrónico en un buscador para ver qué aparece. Esto es una forma de saber lo que otros ven en línea como tu identidad.

Hazlo fuera de Línea. En general, si tienes preguntas sobre la información que vas dejando en línea, no tengas miedo de preguntarle a un adulto en quien confíes. Seguramente tu sabes más sobre el mundo de estar conectado en línea que la gran parte de los adultos, pero ellos tienen la experiencia en la vida que te puede ayudar.

Tu identidad en línea y tu reputación se forman de manera similar a tu identidad en la vida real, con la excepción de que cuando estás en línea no siempre puedes explicar tu tono o lo que quieres decir. Pensar antes de colocar información siguiendo las mismas reglas que sigues cuando no estás en línea puede ayudarte a evitar una identidad en línea de la cual te arrepientas más adelante.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: septiembre de 2013



Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses and treatment, consult your doctor.

© 1995–2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.