Safety and Wellness

Información sobre la amigdalitis estreptocócica

Read this in English

(The Scoop on Strep Throat)

"Podría tratarse de una amigdalitis estreptocócica."

¿Has oído esas palabras en boca de un médico o de tu madre cuando te encontrabas mal y te dolía la garganta? La amigdalitis estreptocócica es una enfermedad causada por una diminuta bacteria en forma de huevo que se denomina estreptococo del grupo A. Estas bacterias ocasionan el 30% de todos los dolores de garganta y se alojan en la garganta y en la piel de las personas.

Cuando un niño padece esta afección, lo más probable es que el médico le recete un medicamento denominado antibiótico, que tiene la propiedad de eliminar las bacterias estreptocócicas. Es muy recomendable tomar antibióticos ante una amigdalitis estreptocócica, ya que esta afección puede empeorar y ocasionar problemas en otras partes del cuerpo. Por ejemplo, una amigdalitis estreptocócica no tratada puede ocasionar artritis o problemas en el corazón a consecuencia de una enfermedad llamada fiebre reumática.

strep throat illustration

La mayoría de los niños reciben el medicamento que necesitan y se recuperan de la amigdalitis estreptocócica muy deprisa. Cuando lleves 24 horas tomando el medicamento, te encontrarás mucho mejor y dejarás de trasmitir la enfermedad a otras personas. Es muy importante que tomes el medicamento durante los 10 días que dura el tratamiento para asegurarte de tratar la infección de la forma adecuada.

¿Cómo se contrae?

Si alguien de tu familia o del colegio padece una amigdalitis estreptocócica, existe la posibilidad de que tú también la contraigas. Se trata de una afección que se contagia cuando una persona sana entra en contacto con alguien que la padece. Cuando una persona con amigdalitis estreptocócica estornuda o se suena la nariz y tú estás cerca, o si compartes con ella cubiertos o pajitas para beber, los estreptococos también te podrían infectar a ti.

Si contraes la infección, empezarás a encontrarte mal en el transcurso de cinco días tras haber estado cerca de la persona afectada por la enfermedad.

¿Qué hará el médico?

El médico te explorará la garganta. ¿Qué es lo que buscará?

  • enrojecimiento de la garganta
  • amígdalas inflamadas
  • puntos o manchas blancas o amarillas en las amígdalas
  • puntos o manchas rojas en el paladar

La mayoría de las veces, la amigdalitis estreptocócica se asocia a dolor de garganta, de cabeza y de estómago, así como a fiebre. Lo más habitual es que esta afección no se asocie a moqueo nasal ni a tos y en algunas ocasiones es posible que no provoque ningún síntoma.

Para confirmar que lo que tienes es una amigdalitis estreptocócica, es posible que el médico te haga una o dos pruebas.

En primer lugar, te practicará una prueba rápida para detectar las bacterias estreptocócicas. Esto se lleva a cabo frotando suavemente un bastoncillo de algodón contra la parte posterior de la garganta. Con esta prueba, el médico podrá saber en pocos minutos si padeces o no una amigdalitis estreptocócica.

Si en la primera prueba no se detecta nada, es posible que tu médico realice una prueba que tarda más de tiempo donde se lleva a cabo un cultivo de una muestra de las secreciones de la garganta. De nuevo, el médico utilizará un bastoncillo de algodón para extraerte la muestra frotándote la garganta y depositará la muestra en un recipiente especial donde reposará durante dos noches seguidas. Si padeces una infección estreptocócica, lo más probable será que los estreptococos crezcan en ese recipiente en el trascurso de uno a dos días.

¿Cómo puedo mejorar?

Si padeces una amigdalitis estreptocócica, el médico te recetará un antibiótico, un medicamento que elimina las bacterias que provocan la infección. Generalmente el antibiótico que se utiliza para tratar esta infección es la penicilina. Para asegurarte de que las bacterias desaparecen completamente y no se extienden a otras partes del cuerpo, deberás completar el tratamiento. El médico te indicará que tomes el medicamento, sea en forma de comprimidos o de jarabe, durante 10 días.

Tu madre o tu padre te darán paracetamol (o ibuprofeno) para aliviarte las molestias, el dolor y la fiebre. Te interesará tomar bebidas suaves para la garganta, como las infusiones y la sopa de pollo tibia. Los alimentos congelados, como los helados y los polos, también ayudan a aliviar el dolor de garganta. Es mejor evitar las comidas picantes y ácidas, como el zumo de naranja, ya que te pueden irritar todavía más la garganta.

El médico te indicará que te quedes en casa y no vayas al colegio hasta que hayas tomado el antibiótico durante un mínimo de 24 horas seguidas. De este modo, dejarás de ser contagioso y no podrás trasmitir la infección a otras personas.

¿Cómo se puede prevenir la amigdalitis estreptocócica?

Si alguien de tu casa padece una amigdalitis estreptocócica, tú también la podrías contraer. De todos modos, puedes adoptar las siguientes precauciones para prevenir el contagio:

  • Asegúrate de que la persona que padece la infección se cubre la boca al toser y al estornudar.
  • No manipules servilletas o pañuelos de papel utilizados por otras personas ni otros artículos que puedan contener gérmenes.
  • Lávate las manos a menudo, sobre todo antes de cocinar y de comer.
  • Lava los platos, cubiertos y vasos con agua caliente y jabón.
  • Mantén bien limpias las úlceras y heridas que tengas en la piel, ya que los estreptococos se te podrían introducir a través de la piel y provocarte problemas.

Padecer una amigdalitis estreptocócica no es nada divertido. De todos modos, tras encontrarse mal durante dos o tres días, la mayoría de los niños vuelven a la normalidad. En otras palabras, ¡Vence a esta bacteria y vuelve a pasarla de maravillas!

Revisado por: Elana Pearl Ben-Jospeh, MD
Fecha de la revisión: octubre de 2011



Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses and treatment, consult your doctor.

© 1995–2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.