Safety and Wellness

La vacuna contra las verrugas genitales y el cáncer de cuello del útero

Read this in English

(Vaccine Against Genital Warts and Cervical Cancer)

La infección con virus del papiloma humano (VPH), que causa las verrugas genitales, es una de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) más comunes. La infección por el VPH también puede causar problemas en el cuello del útero (el canal que conduce al útero y se encuentra al final de la vagina) que pueden producir cáncer de cuello del útero. En algunos casos, también puede causar problemas que pueden derivar en cáncer en otras áreas genitales, como la vagina o la vulva.

Tanto los hombres como las mujeres pueden contraer VPH por el contacto sexual, ya sea vaginal, oral o anal. La mayoría de las personas infectadas con el VPH no lo sabe porque no presentan síntomas. Las personas infectadas por el virus no siempre desarrollan verrugas genitales, pero el virus sigue estando en su organismo y podría estar haciendo daño. Ya sea que tengan o no signos evidentes como las verrugas, las personas con VPH pueden no saber que lo tienen y transmitir la infección a otros.

Como el VPH puede causar trastornos graves como verrugas genitales y cáncer de cuello del útero, es importante vacunarse para prevenir la infección y protegerse contra la propagación del VPH. En junio de 2006, la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA) aprobó esta vacuna, que se recomienda para evitar que las jóvenes contraigan cáncer de cuello del útero, de vagina o de vulva y verrugas genitales.

En 2009, la FDA aprobó una vacuna para prevenir las verrugas genitales en los hombres, aunque su uso es opcional y la decisión debe tomarla la persona con su médico.

¿Cómo funciona?

La FDA aprobó la vacuna contra el VPH y estableció que es segura para los hombres y mujeres de 9 a 26 años de edad. La vacuna se aplica en tres inyecciones en un lapso de 6 meses.

La vacuna no protege a las personas que ya estaban infectadas con el VPH antes de vacunarse. Por esto, la manera más eficaz de prevenir la infección es aplicarse la vacuna antes de tener relaciones sexuales por primera vez. Sin embargo, la vacuna no protege contra todos los tipos de VPH, por lo que es importante que las personas sexualmente activas se hagan controles de rutina y que las jóvenes se hagan una prueba de Papanicolaou cuando su médico lo recomiende.

La única manera de prevenir completamente las infecciones por el VPH y otras ETS es no tener relaciones sexuales (lo que se conoce como abstinencia). Para las personas sexualmente activas, los condones ofrecen cierto grado de protección contra el VPH. Los condones no pueden prevenir completamente las infecciones porque las verrugas pueden encontrarse fuera del área cubierta por el condón (estas verrugas no siempre pueden verse a simple vista) y además los condones pueden romperse.

La vacuna contra el VPH tampoco puede reemplazar el uso de condones para protegerse contra otras ETS durante el acto sexual.

Las espumas, cremas y geles espermicidas tampoco protegen contra el VPH ni las verrugas genitales. Si tiene preguntas sobre la vacuna o inquietudes sobre las ETS, hable con su médico.

Efectos secundarios

La mayoría de los efectos secundarios que presentan las personas por la vacuna contra el VPH son leves, como dolor o hinchazón en el lugar de la aplicación o debilidad posterior a la vacunación. Al igual que con otras vacunas, hay un pequeña probabilidad de tener una reacción alérgica.

Pocas personas han informado haber tenido problemas de salud después de vacunarse. La FDA está haciendo controles estrictos de la vacuna para asegurarse de que estas reacciones no se deban a la vacuna misma.

La mayoría de las personas no tienen problemas con la vacuna. Para reducir el riesgo de presentar efectos secundarios como desmayos, es conveniente permanecer sentado por 15 minutos después de cada aplicación de la vacuna.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD
Fecha de la revisión: enero de 2010



Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses and treatment, consult your doctor.

© 1995–2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.