Safety and Wellness

Infecciones en el oído medio y colocación de tubos de ventilación

(Middle Ear Infections and Ear Tube Surgery)

Muchos niños sufren de infecciones en el oído medio. Esto es lo que se conoce como “otitis media” (OM). Estas infecciones son más habituales en niños de entre 6 meses y 2 años, aunque también las pueden sufrir a cualquier otra edad. Algunos niños son particularmente susceptibles a padecerlas debido a factores relacionados con el entorno y el estilo de vida que llevan. Algunos de estos factores de riesgo incluyen asistir a guarderías infantiles con grupos muy numerosos, el humo del tabaco y tomar el biberón en la cama.

Si bien estas infecciones son bastante fáciles de tratar, si un niño tuvo varias infecciones en el oído de las que no se recuperó fácilmente o hay evidencias de pérdida de la audición o retraso en el habla, el médico puede llegar a sugerir la colocación de tubos de ventilación. Esta cirugía también se conoce como “miringotomía bilateral con colocación de tubos de ventilación” (BMT, por su sigla en inglés). En este procedimiento, se colocan en los tímpanos unos pequeños tubos, llamados “tubos de timpanostomía” o “diábolos”, para permitir la ventilación del área ubicada detrás del tímpano, es decir, el oído medio. En los Estados Unidos, cada año se colocan aproximadamente dos millones de tubos de timpanostomía en niños para ayudar a prevenir las infecciones crónicas en el oído medio.

Otitis media

El oído medio es una cavidad llena de aire ubicada detrás del tímpano. Todo sonido que ingresa en el oído hace que el tímpano vibre, lo cual genera vibración en unos pequeños huesos del oído medio. Esto transmite las señales sonoras al oído interno, desde donde las terminaciones nerviosas envían la información hacia el cerebro.

Todos tenemos un pequeño conducto que comunica el oído medio con la parte posterior de la nariz; es la trompa de Eustaquio, que se encarga de igualar la presión de aire entre el oído medio y el mundo exterior. (Cuando los oídos hacen un ruido al bostezar o tragar, las trompas de Eustaquio están nivelando la presión de aire dentro del oído medio). Las bacterias o los virus pueden ingresar en el oído a través de las trompas de Eustaquio y provocar una infección. Esto suele ocurrir cuando un niño ha padecido un resfriado o cualquier otra infección de las vías respiratorias. Cuando el oído medio se infecta, puede llenarse de líquido o pus, especialmente si la infección es de origen bacteriano. La acumulación de líquido ejerce presión sobre el tímpano y esto es lo que provoca dolor; además, debido a que el tímpano no puede vibrar, el niño suele sufrir una disminución temporaria de la audición.

Una infección de origen bacteriano puede ser curada rápidamente mediante el tratamiento adecuado. En la mayoría de los casos, el líquido desaparece con el tiempo y el niño recupera la audición. Algunos textos médicos sugieren que los períodos extensos de pérdida de la audición en niños pueden provocar retrasos en el aprendizaje y en el desarrollo del habla.

Síntomas y diagnóstico de la otitis media

Los síntomas de la otitis media incluyen los siguientes:

  • tironearse o frotarse las orejas a causa del dolor
  • fiebre
  • fastidio o irritabilidad
  • secreciones de líquido en la oreja
  • cambios en el apetito o en los hábitos de sueño
  • dificultad para oír

Consulte al pediatra si cree que su hijo tiene una infección en el oído. El médico realizará un examen físico y mirará los tímpanos de su hijo. Si el médico llegara a sospechar que se trata de una infección de origen bacteriano (a menudo basándose en la presencia de pus detrás del tímpano), comenzará el tratamiento inmediatamente. Un buen conocimiento de las bacterias que habitualmente provocan la otitis media guiará al médico a la hora de decidir qué antibióticos utilizar. En algunos casos, es posible que el médico deba insertar una aguja a través del tímpano para extraer una muestra de pus del oído medio a fin de realizar un cultivo en el laboratorio. Este procedimiento, llamado “timpanocentesis”, ayuda a definir un tratamiento con antibióticos más específico.

Tratamiento

Si bien la cirugía de colocación de tubos de ventilación transtimpánicos es un procedimiento bastante habitual, la cirugía no es la primera opción de tratamiento para la otitis media. Los antibióticos son la primera alternativa para tratar infecciones de oído de origen bacteriano. Sin embargo, muchas infecciones de oído son de origen viral y no pueden ser tratadas con antibióticos. Estas infecciones se curan por sí solas y es el tiempo lo que trae el alivio.

Pero si las infecciones en el oído de su hijo se tornan recurrentes y no desaparecen fácilmente, o si su niño padece pérdida de audición o retraso en el habla, el médico podría sugerir una cirugía para extraer el líquido del oído medio y colocar un tubo de ventilación. Debido a que la mayoría de los niños han sufrido infecciones en los dos oídos, esta cirugía suele realizarse en ambos y por eso es que al procedimiento se lo llama “bilateral”. El procedimiento consiste en colocar en el tímpano un tubo pequeño, denominado “tubo de timpanostomía”. Su función es la de ventilar e igualar la presión dentro del oído medio. Esto ayuda a evitar infecciones, la acumulación de líquido y, con el tiempo, normaliza la audición. Según el tipo de tubo que se utilice, éste permanece en su sitio entre seis y dieciocho meses, o más. Los tubos de timpanostomía reducen en gran medida la aparición de nuevas infecciones en el oído.

Cirugía para la colocación de tubos de timpanostomía

Si su hijo es lo suficientemente grande como para saber qué es una cirugía, quizá quiera prepararlo hablándole acerca de la intervención. Durante una cirugía de colocación de tubos de ventilación se siguen estos pasos:

  • Al niño se le aplicará una anestesia total. Esto implica que la cirugía se llevará a cabo en un hospital para que un anestesiólogo controle a su niño. Por lo general, el procedimiento lleva entre diez y quince minutos.
  • El cirujano hará un pequeño orificio en el tímpano a través del cual succionará el líquido del oído medio. Debido a que el cirujano puede llegar hasta el tímpano a través del canal auditivo, no quedarán marcas ni suturas visibles.
  • Por último, el cirujano insertará un pequeño tubo de plástico o metal en el orificio del tímpano.
  • Luego de la intervención, su hijo despertará en la sala de recuperación. En la mayoría de los casos, el tiempo total de permanencia en el hospital es de unas pocas horas. Los niños muy pequeños o aquellos con problemas médicos más graves pueden llegar a permanecer un tiempo mayor.

Después de la cirugía

Los tubos de timpanostomía ayudan a evitar las infecciones recurrentes en el oído permitiendo el paso de aire al oído medio. Otras sustancias, como el agua, a veces entran en el oído medio a través del tubo, pero normalmente esto no es un problema. Su cirujano podrá sugerir o no el uso de tapones para los oídos cuando se baña o va a nadar.

En la mayoría de los casos, no es necesaria una cirugía para quitar los tubos de timpanostomía. Por lo general, el tubo se sale solo a medida que es empujado por el tímpano que se va curando. Un tubo generalmente permanece en el oído entre seis y dieciocho meses, según el tipo de tubo que se utilice. Sin embargo, si el tubo permanece en el tímpano durante más de dos o tres años, es muy posible que sea retirado por medio de una cirugía para evitar la formación de cicatrices, daño permanente en el tímpano o el crecimiento de tejido alrededor del tubo.

Si bien son efectivos a la hora de reducir las infecciones crónicas en el oído, los tubos auditivos no siempre son una cura permanente para la otitis media. Hasta un 25% de los niños que antes de cumplir 2 años necesitan tubos pueden llegar a necesitarlos nuevamente.

Actualizado y revisado por: Robert C. O'Reilly, MD
Fecha de revisión: noviembre de 2011



Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses and treatment, consult your doctor.

© 1995–2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.