Safety and Wellness

Ozono, calidad del aire y asma

Read this in English

(Ozone, Air Quality, and Asthma)

Si su hijo padece asma, probablemente usted conoce los desencadenantes del asma: aquellas sustancias o actividades que desencadenan síntomas asmáticos.

Pero ¿y si el desencadenante del asma de su hijo se encuentra en el aire que respira? El ozono a nivel del suelo y otros contaminantes atmosféricos pueden desencadenar y empeorar los síntomas asmáticos y también provocar crisis asmáticas. Pero usted puede contribuir a reducir al mínimo la exposición de su hijo a estos desencadenantes.

Sobre el ozono

El ozono es un gas que se encuentra tanto en la atmósfera superior de la Tierra como en la inferior. El ozono protector de la atmósfera superior es muy distinto del ozono nocivo de la atmósfera inferior. El ozono que ocurre de forma natural a una altura de entre 16 y 48 kilómetros (entre 10 y 30 millas) sobre la superficie de la Tierra nos protege de los rayos ultravioletas (UV) del sol.

Cómo el asma afecta la respiración

Pero el ozono a nivel del suelo es diferente. Se encuentra muy cerca de la superficie de la Tierra y es un contaminante peligroso. Se produce cuando se mezcla con la luz solar, la cual reacciona a las sustancias químicas que producen los coches, las centrales eléctricas y las fábricas. Este es el motivo de que el ozono a nivel del suelo, uno de los principales componentes de la niebla tóxica (smog) de los núcleos poblacionales, tienda a alcanzar cotas más elevadas en los climas más soleados o cuando hace mucho calor y poco viento.

Aunque la concentración de ozono a nivel del suelo se ha reducido en cierta medida desde el año 2000, según la Asociación Americana del Pulmón (ALA, por sus siglas en inglés), el 58 por ciento de la población estadounidense vive en áreas con niveles de ozono perjudiciales para la salud. Este porcentaje incluye a cuatro millones de niños con asma que viven en pueblos o ciudades con niveles muy altos de ozono.

Otros contaminantes

Aunque el ozono aparece mucho en la prensa, no es el único contaminante que deteriora la calidad del aire. En 2004, la ALA incluyó por primera vez no solo los niveles de ozono sino también los niveles de partículas contaminantes en su informe anual sobre el estado del aire en EE.UU.

La contaminación por partículas se refiere a diminutas partículas de ácidos (como nitratos y sulfatos), polvo, suciedad, humo, hollín y gotitas de aerosoles que están suspendidas en el aire que respiramos. Cuanto más diminutas sean las partículas, más profundamente penetrarán en el interior de los pulmones, donde pueden provocar problemas.

Los datos sobre contaminación por partículas se evalúan tanto a lo largo de todo el año como a corto plazo:

  • Más de 27 millones de residentes en EE.UU., incluyendo a más de un millón de niños con asma, iven en áreas donde el nivel de contaminación por partículas es perjudicial para la salud durante todo el año.
  • Casi 93 millones de norteamericanos viven en áreas que experimentan demasiados días con picos elevados de breve duración (de varias horas a varios días) de contaminación por partículas, incluyendo a más de 2,1 millones de niños con asma.

Aparte del ozono y de la contaminación por partículas, otras sustancias contaminantes son el monóxido de carbono, el dióxido de sulfuro y el dióxido de nitrógeno. Los niveles elevados de estos gases también pueden repercutir negativamente sobre la función pulmonar.

Cómo afecta la calidad deficiente del aire a las personas con asma

La contaminación atmosférica es un problema para todo el mundo, no solo para las personas con asma. Hay estudios que indican que niveles elevados de contaminación atmosférica se asocian a deficiencias en la función pulmonar y a una mayor cantidad de informes sobre síntomas respiratorios. Esto es especialmente cierto en las personas que pasan mucho tiempo al aire libre.

A los niños les afectan especialmente los niveles elevados de contaminación porque:

  • juegan al aire libre
  • tienen un una frecuencia respiratoria más rápida
  • sus pulmones todavía están creciendo y desarrollándose

Pero, aunque los niveles elevados de contaminación afectan a todos el mundo, las personas que padecen asma son más sensibles y experimentan los efectos de la contaminación antes y de forma más grave. Estudios complementarios indican que el ozono, la contaminación por partículas y otros tipos de contaminación atmosférica empeoran el asma e incrementan las visitas hospitalarias de los asmáticos. Y, de nuevo, son los niños con asma los más vulnerables a estos efectos.

Los contaminantes atmosféricos tienen los mismos efectos en las personas que padecen asma que otros tipos de desencadenantes. Reducen la función pulmonar al inflamar las capas de tejido que recubren los pulmones. La exposición a los contaminantes atmosféricos puede provocar crisis asmáticas y puede incrementar las probabilidades de contraer infecciones respiratorias de vías altas que, a su vez, pueden empeorar los síntomas asmáticos. Si los alergenos aerotransportados son un desencadenante del asma, los contaminantes pueden hacer a los pulmones todavía más sensibles a estos alergenos.

Qué puede hacer usted

Un aspecto importante para controlar el asma de su hijo es evitar los desencadenantes. Esto significa que usted debe prestar atención a los niveles de contaminación y programar las actividades en consonancia cuando estos estén altos.

El Índice de Calidad del Aire (AQI, por sus siglas en inglés), creado por la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA, por sus siglas en inglés) de EE.UU., permite supervisar la calidad del aire exterior. En más de 900 condados de EE.UU. este índice mide los niveles de los cinco principales contaminantes, de acuerdo con lo estipulado por el Acta del Aire Limpio (Clean Air Act):

  1. ozono a nivel del suelo
  2. contaminación por partículas
  3. monóxido de carbono
  4. dióxido de sulfuro
  5. dióxido de nitrógeno

El Índice de Calidad del Aire utiliza un sistema codificado mediante colores para indicar cuándo la calidad del aire es peligrosa. Los colores verde y amarillo son aceptables, mientras que los colores naranja, morado o marrón indican que las personas con asma deberían limitar el tiempo que permanecen al aire libre.

El Índice de Calidad del Aire varía dependiendo de las estaciones, en función del día e incluso de la mañana a últimas horas de la tarde. En las ciudades que tienen más de 350.000 habitantes, los organismos estatales y locales deben informar a la población sobre este índice diariamente. Pero hay localidades menores año que también proveen el Índice de Calidad del Aire. En muchos sitios informan sobre este índice con un día de antelación para que la gente pueda hacer planes para el día siguiente.

Puede obtener información sobre el Índice de Calidad del Aire:

  • en el informe meteorológico
  • en el periódico
  • si vive en EE.UU., en la página de Internet www.airnow.gov

En los días en que la calidad del aire sea deficiente, encienda el aire acondicionado y limite el tiempo que su hijo permanece en el exterior. Organice cualquier actividad al aire libre para las primeras horas de la mañana, cuando la calidad del aire tiende a ser mejor, y evite pasar tiempo en zonas de mucho tráfico.

Si su hijo participa en algún deporte y practica o se entrena al aire libre durante los meses cálidos, hable con su entrenador sobre posibles cambios de organización, como entrenar en un gimnasio que disponga de aire acondicionado. Asimismo, asegúrese de que su hijo tiene siempre a mano su medicamento de rescate.

También es una buena idea mejorar la calidad del aire en su casa. Puede conseguirlo utilizando un purificador de aire, ventilando todos los aparatos que funcionan con gas al exterior y evitando los fuegos de leña en su casa.

Hable con el pediatra de su hijo sobre posibles incrementos de la medicación cuando la contaminación atmosférica sea elevada. Esto se debería incluir en el plan de acción contra el asma de su hijo.

Y, a pesar de que usted no puede resolver por sí solo el problema de la contaminación atmosférica, puede adoptar las siguientes medidas, de fundamental importancia, para mejorar la calidad del aire cuando esta sea deficiente:

  • No conduzca; cuando viaje en coche, comparta el automóvil con otras personas; utilice el transporte público; vaya en bicicleta o camine.
  • No ponga gasolina en el coche hasta después de las siete de la tarde.
  • Evite utilizar motores fuera de borda, vehículos todoterreno u otros vehículos de uso recreativo que funcionan con gasolina.
  • Evite utilizar la cortadora de césped o cualquier equipo de jardinería que funciona con gasolina hasta las últimas horas de la tarde o cuando mejore la calidad del aire.
  • No utilice pinturas, disolventes ni barnices que producen vapores y gases.
  • Si va a cocinar utilizando una barbacoa, utilice un encendedor eléctrico en vez de líquido encendedor de carbón.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD
Fecha de revisión: octubre de 2010



Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses and treatment, consult your doctor.

© 1995–2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.