Safety and Wellness

Deshidratación

(Dehydration)

¿Qué es la deshidratación?

La deshidratación es un trastorno que ocurre cuando una persona pierde más líquidos de los que ingiere. La deshidratación no es un problema tan grave en los adolescentes como puede serlo en los bebés o en los niños pequeños. Pero si ignoras la sed, la deshidratación puede quitarte mucha energía.

Nuestro organismo contiene dos tercios de agua. Cuando una persona se deshidrata, significa que la cantidad de agua que contiene su cuerpo ha descendido por debajo del nivel necesario para funcionar con normalidad. Las pequeñas pérdidas de líquido no representan ningún problema y, en la mayoría de los casos, pasan completamente desapercibidas. Pero perder mayores cantidades de agua a veces puede hacer que una persona se ponga bastante mal.

Causas de la deshidratación

Una causa habitual de la deshidratación en los adolescentes son las enfermedades gastrointestinales. Cuando tienes una infección gastrointestinal, puedes perder mucho líquido a través de vómitos y diarrea.

Es posible que también hayas oído que puedes deshidratarte haciendo deporte. En realidad, es muy poco habitual llegar siquiera a un nivel moderado de deshidratación mientras se practica deporte u otra actividad física normal al aire libre. Pero, si no repones los líquidos que pierdes a través del sudor, podrías deshidratarte por hacer mucho ejercicio físico, sobre todo en los días calurosos.

Algunos atletas, en especial los luchadores que necesitan alcanzar un peso determinado para competir, se deshidratan a propósito para perder peso rápidamente antes de una gran competición o de un acontecimiento deportivo importante, sudando en saunas o utilizando laxantes o diuréticos, que les hacen ir más al baño. Esta práctica suele ser mucho más nociva que útil. Los atletas que recurren a estos métodos se sienten más débiles, lo que repercute desfavorablemente sobre su rendimiento. También pueden tener problemas mucho más graves, como anomalías en los niveles de sodio y potasio del organismo. Estos cambios, a su vez, pueden provocar problemas en el ritmo cardíaco.

El hecho de hacer dieta también puede mermar considerablemente las reservas de agua de una persona. Ten cuidado con las dietas y los suplementos nutricionales, incluyendo los laxantes y los diuréticos que hacen hincapié en “eliminar líquidos” como una forma rápida de perder peso. Eliminar líquidos no es lo mismo que perder grasa.

Síntomas de la deshidratación

Para contrarrestar la deshidratación, necesitarás restablecer el adecuado equilibrio hídrico en el organismo. Pero primero debes saber identificar el problema.

La sed es un indicador de deshidratación, pero no es uno de los primeros signos de alarma. Cuando experimentes sed, es posible que ya estés deshidratado. Otros síntomas de deshidratación incluyen:

  • sentirte mareado y aturdido
  • tener la boca seca o pegajosa
  • orinar menos cantidad y más oscuro

Conforme va avanzando el trastorno, la persona empieza a encontrarse mucho peor a medida que más sistemas corporales (u órganos) se van viendo afectados por la deshidratación.

Prevenir la deshidratación

La forma más fácil de evitar la deshidratación es beber abundante líquido, sobre todo en los días calurosos, secos y ventosos. El agua suele ser la mejor elección. Beber agua no añade calorías a tu dieta y puede ser muy buena para tu salud.

DeshidratacionLa cantidad de agua que la gente necesita beber depende de factores como la cantidad de agua que obtiene de los alimentos y de otros líquidos y de cuánto suda a consecuencia del ejercicio físico.

Cuando vayas a pasar un tiempo al aire libre en un día caluroso, vístete adecuadamente para la actividad que vayas a desarrollar. Ponte prendas holgadas y, si es posible, una gorra. Así te mantendrás más fresco y sudarás menos. Si te mareas o tienes mucha sed, tómate un descanso de varios minutos. Siéntate a la sombra o en un lugar fresco y bebe agua.

Deportes y ejercicio físico

Si vas a practicar deporte o a participar en una actividad física agotadora, bebe líquido antes de iniciar la actividad. También deberías beber a intervalos regulares (cada 20 minutos aproximadamente) mientras realices la actividad y al finalizarla. El mejor momento para entrenar o hacer deporte es a primera hora de la mañana o a última de la tarde para evitar los momentos más calurosos del día.

Infecciones gastrointestinales

Si tienes una infección gastrointestinal y no paras de ir al baño, es muy probable que no te apetezca comer ni beber nada. Pero aun así, necesitarás incorporar líquidos. Toma pequeños sorbos de líquido frecuentemente. A algunas personas los cubitos de hielo les resultan más fáciles de tolerar.

La cafeína

La cafeína es diurética, es decir, hace orinar más. No está claro si esto provoca deshidratación o no pero, para mayor seguridad, probablemente es una buena idea evitar tomar mucha cafeína en los días calurosos, cuando se hace mucho ejercicio o en otras situaciones en que se suda mucho.

Cuándo acudir al médico

La deshidratación generalmente se puede tratar bebiendo líquido. Pero si te desmayas o te sientes débil o mareado cada vez que te incorporas (incluso un par de horas después de que aparezcan los primeros síntomas) o si orinas muy poco, deberías decírselo a un adulto e ir al médico. Probablemente, el médico buscará una causa de la deshidratación y te indicará que bebas más líquido.

Si la deshidratación es más grave de lo que pensabas, sobre todo si no retienes el líquido a consecuencia de los vómitos, tal vez necesites recibir líquidos por vía intravenosa para acelerar el proceso de rehidratación. Una vía intravenosa es un tubito que se inserta directamente en una vena.

En casos excepcionales, la deshidratación puede ser un signo de algo más grave, como la diabetes, en tal caso el médico probablemente te mandaría algunos análisis para descartar otros posibles problemas.

En general, la deshidratación se puede prevenir. Basta con que siguas bebiendo H2O para mantenerte saludablemente hidratado.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de la revisión: mayo de 2009



Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses and treatment, consult your doctor.

© 1995–2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.